Insiste Machinea con gravar plazos fijos

02deJuniode2000a las08:31

«Comiencen a sacar los proyectos de inversión que tienen guardados desdehace tiempo en sus escritorios, porque ahora comienza un período decrecimiento.» José Luis Machinea eligió un auditorio particular ayer paracontinuar con su gira de promoción del plan de ajuste ante empresarios.

El ministro de Economía habló ante más de 500 delegados especiales de lasmás importantes empresas alemanas, a las que llamó sin vueltas ni eufemismos avolver a creer e invertir en el país. Pacientemente escucharon los argumentosoficiales los principales enviados de compañías como BASF, Siemens, Lufthansa,Deutsche Bank, Dresdner Bank, Thyssen, Mercedes Benz, Volkswagen y Bayer, entreotras.

El ministro José Luis Machinea junto al presidente de la Cámara deIndustria y Comercio Argentino-Alemana, Luis Schirado, al ingresar a un almuerzocon 500 delegados de firmas germanas que prometieron fuertes inversiones.

Todos pusieron gesto adusto con el anuncio más importante del ministro deayer en el almuerzo organizado por la Cámara de Industria y ComercioArgentino-Alemana (Cadicaa) en el Hotel Hilton: se volverá a lanzar el proyectode imponer los impuestos a los plazos fijos de las empresas, «cuando se calmeel panorama».

Reclamo

Antes los empresarios le habían reclamado en público al ministro «reglasimpositivas y aduaneras claras y estables» y pusieron en duda que este año laArgentina crezca más de 3%. Machinea embistió también contra Domingo Cavallo,sin mencionarlo, por el reclamo permanente del ex ministro de reducir la cargaimpositiva. Según el ministro «los que ahora hablan de bajar impuestos fueronlos que más los aumentaron». Defendió otra vez la convertibilidad, ante unauditorio que nunca se cansa de recibir este tipo de afirmaciones; y por primeravez criticó, aunque velada e indirectamente, a Fernando de Santibañes por lasdeclaraciones del jefe de la SIDE de hace 15 días. Las principalesdeclaraciones de Machinea de ayer ante los empresarios alemanes fueron lassiguientes:

Nosotros preparamos un proyecto que elimina impuestos distorsivos para lasempresas, como los tributos a los intereses. Además de este punto, eliminaba elpago a cuenta e incentivaba los créditos hipotecarios. A cambio queremos volvera la situación previa al ’98, gravando las ganancias de los plazos fijos delas empresas. Cuando se calme el panorama volveremos a proponerlo.

La Argentina no puede, este gobierno no quiere y no vamos a salir de laconvertibilidad. A esta altura forma parte de su institucionalidad. Laconvertibilidad está para quedarse muchos, muchos años. Pero para sostenerladebemos arreglar el problema del déficit fiscal. También descartamos ladolarización.

En la última década se confundió reforma del Estado con privatizaciones, yel gasto público aumentó 100%. En el frente fiscal, los ’90 fueron unaoportunidad perdida.

Los aumentos de impuestos no fueron dirigidos a las empresas sino a laspersonas.

La única forma de bajar los impuestos es con equilibrio fiscal. Es la únicamanera seria. Mantendremos, por lo menos, el gasto público congelado. Yacomenzamos a bajarlo. En el 2000 lo reduciremos en por los menos 2.000 millonesde dólares. Ya lo hicimos en 1.200 millones, sin contar el PAMI (300 millones),y con este ajuste no tendremos problemas en cumplir esa meta.

Los que ahora hablan de bajar los impuestos fueron los que más losaumentaron. Estamos haciendo las reformas estructurales que el gobierno anteriorno se atrevió a hacer.

La frase de Hugo Moyano de declarar una «desobediencia fiscal» es undisparate, es golpista y anarquista. No sé cómo definirla.

En abril, la situación internacional se complicó y el dólar siguióapreciándose contra el euro. Gran parte del esfuerzo que habíamos hecho seevaporó en los últimos 45 días. Además, en estas últimas 15 jornadas se leagregó algún ruido fruto de algunas declar

Temas en esta nota

    Cargando...