Brasil crece y Argentina se beneficia

Por
06deJuniode2000a las09:06

ELEONORA GOSMAN. San Pablo. Corresponsal.

La información sobre el crecimiento del producto bruto industrial en Brasildel 2,9% en abril, llegó a la Argentina como un rayo. Mostró que larecuperación económica de este país puede ser más duradera de lo que seimaginaba a principios de este año.

Es un dato central para el gobierno de Fernando de la Rúa, desde que laexpansión del Brasil podrá oxigenar los ánimos asfixiados de Buenos Aires.

Conocidos los datos positivos de la evolución del Brasil, un argentinopodría formular dos preguntas: la primera, es qué importancia tiene para laeconomía de la Argentina, después del programa lanzado el 29 de mayo por JoséLuis Machinea. La segunda, menos obvia, es qué garantías hay de que el Brasilcontinúe creciendo.

Economistas y empresarios brasileños coincidieron en que las posibilidadesde la Argentina de beneficiarse con el crecimiento de Brasil depende de unacondición: que los precios de los productos argentinos, aún preservando laconvertibilidad, se pongan a tono con los brasileños.

Los datos brasileños son alentadores: el crecimiento económico en elperíodo que va de enero a abril fue de 6,6%. Sólo que este aumento de laproducción industrial ocurrió tras una comparación complicada: la fuertedepresión registrada en Brasil en el mismo período de 1999, cuando la crisisde la devaluación alcanzaba su apogeo.

Esto, en principio, coloca alguna distancia: "No podemos negar que elcrecimiento actual se mide en base a uno de los períodos más depresivos de laeconomía", admitió ayer a Clarín, Mario Mugnaini, director para elMercosur de la Federación de Industriales de San Pablo (FIESP, la entidadfabril más importante del Brasil).

—¿Cómo ve la evolución económica brasileña desde la depresión de 1999hasta hoy? Y, ¿qué pasará en adelante?.

—En relación al año pasado, está claro que se creció sobre la base deuna gran depresión que sucedió a la devaluación de enero. Pero en el segundosemestre de 1999 hubo ya señales de recuperación: se estabilizó lacotización del dólar y empezó un proceso de aumento del empleo. Esto se hacemás evidente ahora.

—¿Están dadas las condiciones para que dure el crecimiento?

—La cuestión es muy clara. Hubo una inversión directa en el Brasil, en elprimer trimestre, de 10.000 millones de dólares. Eso es lo que empujó elcrecimiento. Esa inversión compensó los elementos negativos: la reducción delgasto público; la caída en 5% de la masa salarial (y, por lo tanto, delconsumo) y una tasa de interés que sigue estando entre las más altas delmundo. La inversión directa (sobre todo extranjera) es el motor delcrecimiento.

—¿Cómo impactará en la Argentina el crecimiento brasileño?

—Si nosotros crecemos entre 3 y 4%, la Argentina tendrá una buenaposibilidad de colocar sus productos en el Brasil. Pero eso va a depender de susprecios.

—¿Cree que es suficiente con el plan del ministro José Luis Machinea?

—Con toda la humildad que nos impone el caso, nuestra impresión es que nosería suficiente con reducir los salarios del sector público. Es un planexcelente para reducir el déficit del sector público, y con eso, aportar a laestabilidad regional. Pero, por sí solo, no permite ganar competitividad alsector privado.

—Aún así, ¿cuál es el beneficio inmediato que tendrá la Argentina conel crecimiento brasileño?

—Dos que son obvios. Tendremos una mayor tendencia a importar y una menorpresión de nuestras ventas en su país.

Temas en esta nota

    Cargando...