Hipermercados: venderán nafta con marca propia

Por
07deJuniode2000a las09:46

Intentarán abaratar los precios · Los estacioneros serán responsables delorigen de lo que vendan · Emplearán reactivos para controlar los combustibles
ANA ALE.

Los supermercados podrán vender combustibles con marca propia apenas laSecretaría de Energía les otorgue el registro de comercializadores. La entradade esos negocios al mercado es parte del "paquete naftero" que preparael Gobierno. Las medidas incluyen mayor control de las adulteraciones("truchaje") y contrabando, y la venta de productos importados al pormayor.

Daniel Montamat, el titular de Energía, tuvo varias reuniones con lascadenas de hipermercados. Muchos ya instalaron mangueras en sus predios, perovenden naftas y gasoil que les entregan las petroleras conocidas. Esos productosllegan al público a un precio menor que el de surtidores comunes. Son másbaratos porque eliminan el costo de la mano de obra (se trata de autoservicios),compran a buen precio a las refinadoras y —agregó Montamat— tienenmárgenes de ganancias inferiores.

Pero las naftas vendidas en los híper pueden resultar más baratas con lamedida anunciada por Montamat. "Los híper podrán vender combustibleimportado bajo su propia responsabilidad y marca", aseguró el funcionario.Ese estilo de comercialización rige en otros países: en Inglaterra y enFrancia se oferta bajo esta figura entre el 30 y el 35% de todos los litros.

Para que los híper puedan competir con las petroleras tradicionales y lasestaciones independientes (de cartel blanco), "hay que eliminar laevasión".

Entre 300 y 500 millones de dólares se dejan de aportar al Fisco cada añopor la adulteración de naftas con solventes y el desvío de naftas desgravadashacia centros de consumo donde rigen los impuestos. La "tentación por esecontrabando es alta: de cada peso pagado en el surtidor, la mitad sonimpuestos", contó Montamat.

Por eso, en el decreto antievasión que prepara el Gobierno como parte delpaquete fiscal, hay un capítulo dedicado a las estaciones de servicio.

"Los estacioneros serán responsables de la calidad y el origen,desgravado o no, de la nafta que comercialicen", dijo Montamat. Antes dellenar sus tanques tendrán que hacer la prueba con un trasador (reactivo):poner una pastilla que provoca una reacción química que colorea la nafta.Según el color que tome, se sabe si la nafta debía venderse en la Patagoniasin impuestos o si contiene solvente.

Todas las estaciones "blancas" que asuman el "compromiso deltrasador" recibirán un sello de calidad de la Secretaría. "Así legarantizamos al consumidor que ese estacionero vende nafta buena y dentro de laley."

Además de la oferta propia de los híper, se instalarán importadores queles harán competencia a las petroleras. La estadounidense Vitol y la alemanaVeba ya fueron autorizadas a meterse en la cadena mayorista con la nafta quetraerán de afuera.

"Contactamos a esos importadores con los grandes consumidores que estánbuscando un nuevo proveedor", contó Montamat. Así, las líneas decolectivos o las cooperativas del agro podrán acceder a precios inferiores alos de plaza.

La Secretaría hizo un seguimiento del mercado para tantear las chances demayor competencia de marcas y modalidades de comercialización. Consultó a2.400 estaciones de servicio, la mitad de las instaladas en el país.

Más del 13% de las 2.400 estaciones terminan este año los contratos con laspetroleras que las proveen: son 291 puestos de venta que pueden cambiar de marcao comprarle a un importador.

"En esas estaciones —señaló Montamat— tenemos una masa críticaque puede fomentar la competencia" y "precios mástransparentes". Ahora son tres las empresas que venden el 90% de todos loslitros: Repsol, Shell y Esso.

Temas en esta nota

    Cargando...