Malo: menos crédito para público y empresas en mayo

08deJuniode2000a las08:17

Escribe Jorge G. Herrera

El crédito bancario al sector privado volvió a caer el mes pasado. Lo hizoen una magnitud cercana a 0,50%, lo que representa una baja del stock depréstamos privados de más de 300 millones de pesos. De esta manera acumula yaveinte meses de estancamiento, como fiel reflejo de la caída del nivel deactividad.

De acuerdo con los datos del Banco Central, al cabo de la tercera semana demayo pasado, el nivel de crédito privado se ubica en 65.171 millones de pesos,es decir 372 millones menos que a comienzos de mes. La comparación entre lospromedios mensuales arroja así una merma de 0,46% (equivalente a $ 303millones).

Más de 85% de las transacciones comerciales se financian con créditobancario. Por lo que cualquier reacción del crédito privado tiene un efectodeterminante sobre el nivel de actividad.

Cabe recordar que, según estimaciones de la Fundación Capital, para que laeconomía alcance una tasa de crecimiento del PBI de 2,5% a 3% este año, por lomenos el crédito privado debería crecer a razón de 1% promedio mensual (unos$ 700 millones).

Reacción

Si se tiene en cuenta que restan unas semanas para que finalice el primersemestre, de ahora en más, tanto la demanda como la oferta crediticia deberíaexperimentar una importante reacción. Sobre todo para lograr la pauta oficialde crecimiento anual de 3,5 por ciento.

Sin embargo, habría un atenuante que explicaría, en parte, la retraccióndel crédito privado. Como adelantara este diario el mes pasado el sistemafinanciero registra una sustitución en el origen del financiamiento al queacceden las empresas en el mercado local. Lo que es una respuesta del mercado ala reforma tributaria.

Así lo explica el banco de inversión Merchant Bankers Asociados, quesostiene que «ha habido un traslado de las operaciones de comercio exteriordesde las sucursales domésticas a las subsidiarias bancarias en el exteriorpara eludir la aplicación de la retención impositiva introducida por lareforma tributaria». Se refieren al hecho de que ahora las empresas querecibían financiamiento a través de una línea offshore ya no puede compensarlos intereses pagados por el préstamo, con el impuesto que el banco pagaba enconcepto de «witholding tax».

«Por razones impositivas, un conjunto de líneas destinadas a lafinanciación de exportaciones (trade finance) se han vuelto menos atractivaspara los tomadores, que estarían utilizando fuentes alternativas definanciamiento (especialmente provenientes del exterior)», concuerdan loseconomistas del ScotiaBank. Por tal motivo, agregan, esto no se refleja en losdatos de créditos, y sí aparece la caída en las líneas de trade finance.Entonces, la baja que se observa en el nivel de crédito no debería tomarsecomo una disminución en el monto de financiamiento disponible.

Sin embargo, tomando en cuenta estos datos la baja del stock de préstamosprivados (disponibilidad de crédito) no se vería compensada en su totalidadpor las líneas que las empresas consiguen directamente en el exterior. Eleconomista Miguel Broda ayer señaló que «aunque se corrijan los datos con lasestimaciones de los créditos offshore, el nivel de crédito ha caído».

En cuanto al comportamiento de las diferentes líneas crediticias, seobserva en mayo que:

Los préstamos en pesos caen 0,17% mensual a un promedio de 24.379 millones.Mientras que los nominados en dólares lo hacen en 0,64% mensual, cayendo a unpromedio mensual de 40.945 millones.

Por el lado de las operaciones en pesos, las caídas más notorias son lasrelacionadas con «otros adelantos» ($ 116 millones) y con «documentosdescontados» ($ 34 millones).

Los «adelantos en cuenta corriente» y los «documentos a sola firma»crecieron 1,01% (50 millones) y 2,42% (44 millones), compensando así la caída.Los préstamos hipotecarios cayeron 0,13% (5 millones).

Temas en esta nota

    Cargando...