Para el FMI, el futuro será mejor

Por
09deJuniode2000a las08:50

En dos o tres meses la Argentina va a estar muy bien". La predicción esde Teresa Ter Minassian, jefa de la delegación del Fondo Monetario, quecontrola la marcha de la economía argentina. Lo dijo sin eufemismos, duranteuna cena en el patricio Jockey Club, ante un reducido grupo de empresarios ybanqueros.

Durante esa comida, del miércoles por la noche, la delegada del Fondo lesdijo a los otros comensales que "la Argentina está mucho mejor de lo queaparece en el humor de la gente". Y sostuvo su hipótesis con un dato queel INDEC reveló ayer por la tarde: la balanza comercial de abril exhibió unfuerte crecimiento de las exportaciones (ver página 19).

Además, Ter Minassian dijo que ella estaba "tranquila" porque"no tenemos dudas de que la Argentina cumplirá con las metas del segundotrimestre".

Este tipo de definiciones son inusuales en una funcionaria del Fondo,obligada a guardar una prudente distancia de los acontecimientos internos de lospaíses que debe auditar. Pero, como era una reunión para sólo diez personas,Ter Minassian se despachó sin rodeos.

"Creo que Argentina está bien y pensamos que las mejoras en laeconomía van a notarse en los próximos trimestres", señaló lafuncionaria del Fondo, quien fue acompañada por el chileno Tomás Raichmann yel titular del organismo en Buenos Aires, Marcelo Figuerola.

La comida fue organizada por un hombre cercano al FMI: el todavía titular dela AFIP, Carlos Silvani, que preparó el encuentro antes de presentar surenuncia. Llamó personalmente a cada uno de los invitados. Se comentó que elfuturo del aún funcionario estaría en los equipos técnicos del Fondo, enNueva York, de donde el ex ministro de Economía Roque Fernández lo convocópara ponerlo al frente de la recaudación fiscal.

La funcionaria del Fondo fue puntual y fiel a su estilo se retiró unos 15minutos después de tomar el café. Compartió un plato frío de pescados, lomoy helado con Roberto Rocca (Grupo Techint), Carlos Fedrigotti (Citibank),Gerardo Cartellone (Grupo Cartellone), Enrique Cristofani (Banco Río), Jorge DiFiori (Cámara de Comercio) y Enrique Crotto (Sociedad Rural).

Los empresarios y banqueros salieron del Jockey unos segundos después de TerMinassian, con cierto alivio por el optimismo de la representante del FMI. TerMinassian —la única mujer sentada a la mesa— les confesó su preocupaciónpor la imagen que tienen del Fondo algunos gobernadores e intendentes. Loshombres de negocios quisieron consolarla con algo obvio: le dejaron en claro queesas apreciaciones no son compartidas por el mundo de los negocios local.

Temas en esta nota

    Cargando...