El escándalo, sorpresivo aliado del canje

Por
22deJuniode2000a las08:20

La imprevista explosión del caso Villalonga, y su fuerte impacto sobre elprecio de las acciones del grupo, se convirtió en un impensado aliado de laoperación de canje en marcha entre las acciones de la compañía madre delgrupo y su subsidiaria local.

La explicación es simple: cientos de inversores minoristas que tomaronposición en el papel local cuando se relanzó efectivamente la oferta de canjecon la idea de beneficiarse ante un posible aumento, ahora se ven obligados aaceptar el trueque para no convalidar fuertes pérdidas pese a que, en unprincipio, sólo querían arbitrar precio y quedarse con una ganancia.

"Los entrampados existen, pero son lo que no tomaron las coberturasnecesarias para arbitrar precios y hacer diferencia en la segunda vuelta de laoperación, como ya lo habían hecho otros con buenos resultados en el verano,cuando el precio de Tear pasó los 4,3 pesos. Son algunos que se jugaron aespecular y les salió mal", admitió un reconocido operador bursátil.

Para esta clase de inversores, el canje (por su relación de cambioinalterable) es la mejor salida ante la fuerte baja que muestra la Telefónicalocal, que opera en línea directa con lo que sucede con su casa matriz en laBolsa de Madrid.

Hasta ayer, la adhesión local al canje entre los accionistas minoritarios sehabía incrementado notablemente, según coincidieron en evaluar varios agentesde Bolsa consultados por La Nación. Pero la gran mayoría, si bien yasuscribió los formularios de aceptación, reclamó a sus operadores que demorenla presentación del trámite hasta los últimos días, para ver cómoevoluciona la acción en Madrid. "Algunos se ilusionan con la posibilidadde que allí se suspenda la cotización de Telefónica, por todo esteescándalo, lo que haría caer al canje". Pero la única duda que puedeexistir sobre el comportamiento de los accionistas locales está radicada en esesegmento del mercado. Los inversores institucionales (como las AFJP que tienenel 12% de la empresa), ya decidieron hace tiempo su adhesión a la operación,presos de lo que se llama el dilema del prisionero.

"Es el riesgo quedarte con un papel destinado a languidecer y perderliquidez, con lo que desprenderse de él en un futuro sería más complicado ymenos ventajoso", explicó el portfolio manager de una administradora.

Ayer, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Telefónica, que negoció 10,6de los 28,9 millones de pesos que operó el mercado, cayó otro 2,15% y cerró a3,18 pesos, con lo que acumula una baja del 11,15 por ciento desde que estallóen España el escándalo sobre los manejos bursátiles de Villalonga.

Temas en esta nota

    Cargando...