De la Rúa dialogó con Menem y con Duhalde

27deJuniode2000a las08:54

El Presidente conversó el sábado con su antecesor; ayer se reunió con elex gobernador; buscan más contactos con el PJ.

Duhalde, a la salida del encuentro que mantuvo con De la Rúa en la Casa deGobierno

La voz de Carlos Corach, el último ministro del Interior durante laadministración de Carlos Menem, resonó en el teléfono. Del otro lado delauricular, en la quinta de Olivos, estaba el jefe del Estado, Fernando de laRúa, quien no se sorprendió por el tuteo del senador del PJ. Corach es hoy unode los principales interlocutores del Gobierno con la oposición y un asiduovisitante de la Casa Rosada.

La charla, que no es la primera que mantienen De la Rúa y Menem desde elrecambio de gobierno, en diciembre último, se produjo durante la lluviosa tardedel sábado último.

Testigos de la conversación sintetizaron el clima del diálogo con unafrase: "Acordaron que hay que trabajar por el bien del país".

Fuentes oficiales de la Casa Rosada admitieron a La Nación que habíaexistido el contacto telefónico. Los hombres con acceso al despachopresidencial pusieron especial énfasis en destacar que "no se trató lacuestión del Senado", con referencia a la complicada relación políticaentre el oficialismo y la oposición.

Alberto Kohan, secretario general de la Presidencia durante el gobierno deMenem y uno de sus habituales voceros, dijo a La Nación que "se habló detodo en términos generales, incluyendo la relación (de la Alianza) con elPJ".

Según Kohan, Menem y De la Rúa "no acordaron nada", perocoincidieron en que es necesario "seguir conversando y manteniendo eldiálogo".

Uno de los hombres de mayor confianza de De la Rúa explicó que tanto eldiálogo con Menem como el que ayer De la Rúa mantuvo con otro de los líderesdel justicialismo, el ex gobernador de Buenos Aires Eduardo Duhalde forman partede la nueva estrategia de la administración delarruista: intensificar elcontacto con la oposición.

Lejos de ser fruto de prolongados planes, la visita de Duhalde a la CasaRosada surgió ayer mismo, cuando el ex mandatario llamó por teléfono a De laRúa y el jefe del Estado lo invitó a visitarlo.

"Estuve reunido con los sectores productivos, industriales yagropecuarios, y como el Presidente me había dicho que cualquier situación quecreyera conveniente me acercara, vine a darle mi opinión en relación con lasmedidas de reactivación que él mismo está tratando de impulsar",explicó ayer el ex candidato presidencial del PJ antes de abandonar la sede delpoder.

Después de casi una hora de conversación con el Presidente, Duhalde hizodeclaraciones en el Salón de los Bustos.

Duhalde, distendido

Distendido, bronceado y de buen humor, el presidente del congreso nacionaldel peronismo aseguró que "hay que poner paños, y más que paños,sábanas de agua fría", para bajar la tensión que hay en la sociedad.

Cuando se lo consultó respecto del futuro del diálogo social, aseguró:"Hay que bajar la tensión, hay demasiada violencia en la sociedad comopara que haya actitudes de intemperancia, ya sea del oficialismo o de laoposición. El diálogo es indispensable en estos momentos y creo que se debendeponer actitudes intransigentes que, a veces, lo son del Gobierno. Esadecisión, por ejemplo, de intervenir casualmente las obras sociales de los dosjefes de la CGT (por Rodolfo Daer y Hugo Moyano) no parece ser un buen indiciopara el diálogo".

Duhalde llegó y se fue de la Casa de Gobierno solo. El ministro deInfraestructura y Vivienda, Nicolás Gallo, lo despidió con un apretón demanos en el Salón de los Bustos.

Si bien resaltó que no está de acuerdo ni con el recorte salarial ni con elimpuestazo que lanzó el Gobierno, el ex mandatario bonaerense dijo que, másallá de las diferencias, "no debemos tener la soberbia de creer que lonuestro es la verdad revelada", que quien toma la decisión es elPresidente,

Temas en esta nota

    Cargando...