Europa busca recomponer relaciones con la región

28deJuniode2000a las08:55

El Alto Representante de la UE, Javier Solana, participará de la próximacumbre del Mercosur para limar las asperezas comerciales y políticas

BRUSELAS.- En la antesala de su primera visita a América latina como AltoRepresentante de la Unión Europea, Javier Solana dijo a La Nación que viajacon la misión de "reimpulsar las relaciones con el Mercosur".

Solana llegará mañana a la noche para participar como observador de lacumbre de jefes de Estado del Mercosur que pondrá fin a la presidenciapro-tempore de la Argentina.

El ex ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Felipe González ytitular de la OTAN durante la guerra en Kosovo sabe muy bien que las relacionesentre las dos uniones aduaneras no están pasando un buen momento.

Las negociaciones destinadas a liberalizar el comercio antes del año 2005están prácticamente empantanadas. Una situación que contrasta con los avancesalcanzados por la UE con México y Sudáfrica con quienes suscribió sendosacuerdos comerciales en cuestión de meses.

La última reunión de la comisión bilateral Mercosur-UE en Bruselas, hacedos semanas, registró pocos avances. El vicecanciller argentino, HoracioChighizola, predijo entonces que "de seguir la UE con el mismo tonodilatorio en la cumbre que se realizará entre octubre y noviembre próximo enBrasil, vamos directo a un punto muerto".

Los ánimos se caldearon aún más cuando el director de organismosmultilaterales comerciales de la Comisión Europea, Hervé Jouanjean, utilizóun lenguaje rayano en la arrogancia para negar que la UE esté enfrascada entácticas dilatorias. El funcionario europeo también justificó las demoras enla necesidad de comprender a fondo al Mercosur al cual calificó de "animalun poco dificil". En la delegación brasileña, esta frase fue considerara"algo muy parecido a un insulto".

Solana, un profesor de ciencias que ha demostrado saber mucho de la"química" humana desde que abrazó la política, hará gala de susimpatía personal en Buenos Aires para limar estas asperezas.

-Los países del Mercosur no recibieron aún una respuesta al plan de acciónpara el diálogo político que presentaron durante la última cumbre UE-Américalatina en mayo último. ¿Esto quiere decir que las demoras en el terrenocomercial se traducen también en lo político?

-No. El documento que se presentó allí es complejo, sofisticado y tendrá,sin duda, su respuesta positiva. No tengo de esto la menor duda. Esa respuestallegará en las próximas semanas. Mi viaje a Buenos Aires, el primero que hagoa América latina como Alto Representante, tiene por fin dar nuevo impulso a lasrelaciones entre la UE y el Mercosur.

-¿Va a aclarar alguna duda sobre el plan de acción y, en ese caso, cuál esla inquietud?

-No tenemos dudas específicas. No sólo hablaremos de eso sino también deotros temas como las negociaciones comerciales y la cooperación. Lasnegociaciones que estamos llevando son comprensivas, abarcan todos los aspectos.

-Como en el terreno comercial las cosas no van bien se tenía optimismo deque se avanzara más rápido en el político...

-Avanzaremos rápido en el terreno político. Y en el comercial las cosastambién van a empezar a marchar mejor en los próximos meses. No hay queolvidar que las primeras negociaciones comenzaron en un momento no especialmenteadecuado porque coincidieron con la cumbre de Seattle, que generó un clima queno fue el más adecuado.

-La idea de vincular las negociaciones con la Ronda del Milenio de laOrganización Mundial del Comercio fue de la Unión Europea. El Mercosur queríaavanzar al margen de ellas y ahora las cosas parecen congeladas en los doslados.

-Espero que no. Creo que se podrá trabajar sin esperar necesariamente a quealgo ocurra en la OMC. Aún así, yo creo que es importante reimpulsar tambiénlas negociaciones

Temas en esta nota

    Cargando...