La única variable que está creciendo es la exportadora

29deJuniode2000a las08:05

Escribe Richard Leslie Ramsay

En otros países, la economía parece que no formara parte de la inquietud dela gente, mientras que en nuestro país esta fría disciplina es parte de lavida diaria y cotidiana. Existe una preocupación generalizada, se sabe,respecto de la concreción de la tan esperada reactivación económica medianteuna inyección de productividad que no llega. Más aún, las medidas anunciadaspor el gobierno nacional son cada vez de mayor ajuste y no se presentan otrasmedidas para contrarrestar las dificultades por las que debe pasar la sociedaden su conjunto.

La gran expectativa parece estar convirtiéndose en fuerte desencanto. Y estose traduce no sólo en las palabras de un simple ciudadano sino también en lasde los especialistas en el área. El economista Ignacio Chojo Ortiz, en unaentrevista realizada para Ambito del Comercio Exterior, analizó con profundidady claridad la realidad de la economía argentina, como se presenta ante lamirada internacional y esta indescriptible sensación de disconformidad entremuchos sectores de la población.

"Estamos en el marco de una economía argentina que tiene sus problemasestructurales, pero que podría generar una reactivación que, por ahora, no seestá visualizando claramente en este año 2000." Para el economista elgobierno actual tuvo dos importantes errores de diagnóstico por los cuales laincipiente reactivación que se inició hacia fines de 1999 se vio detenida."Por un lado, pensó que los anuncios referidos al ajuste fiscal no iban aimpactar negativamente, mientras que el segundo error de diagnóstico estuvovinculado con la situación internacional. Pensó que los precios deexportación de nuestros productos tendían a mejorar y que las tasas deintereses de Estados Unidos iban a subir de manera más moderada que lo que lohan hecho."

Es en este contexto que el gobierno ha tomado conciencia de que lareactivación no aparece, hasta aún se puede hablar de recesión, ya que hacemás de dos meses que el índice de la producción industrial está bajando conrelación al mes anterior.

"Esta es una situación en la cual no se ve claramente cuáles seríanlas condiciones para que en el resto del año 2000 pudiéramos pensar en unareactivación de la economía", asegura Chojo Ortiz.

Como bien sabemos, las medidas adoptadas por el gobierno nacional impactaronfuertemente en la sociedad, lo que produjo un "desencantamiento" haciael nuevo gobierno que impide el crecimiento del país.

"Yo creo que si la temperatura de la economía argentina es baja, lasensación térmica es peor, por lo tanto no se genera en los agenteseconómicos una actitud de incremento tanto del consumo como de la inversión.La única variable macroeconómica que está creciendo de alguna manera son lasexportaciones", destaca.

Si bien para el economista esto es favorable, desde el punto de vistainterno, las exportaciones representan un número relativamente bajo del totaldel producto bruto interno. "Las exportaciones argentinas son muyintensivas en recursos naturales, en el caso de cereales y oleaginosas, peropoco intensivas en mano de obra. Es decir que la contribución de lasexportaciones al problema del desempleo es en realidad muy baja." De todasmaneras, las exportaciones son importantes al menos en términos de divisas, enun año en que la Argentina no tiene un fluido acceso al financiamientointernacional y que, si lo tiene, es a costa de tasas de interés realmente muyelevadas.

Para Chojo Ortiz, al gobierno nacional le está faltando "enfrentarvarios temas simultáneamente, como los arancelarios, del Mercosur, el plan deobras públicas que existe pero que no se sabe cuándo será iniciado, poderbajar determinados encajes del sistema bancario que permita ampliar la ofertacrediticia. Considero que sería necesario un conjunto de anuncios de estascar

Temas en esta nota

    Cargando...