De la Rúa y Cardoso discuten la apertura económica del Mercosur

29deJuniode2000a las08:38

Debatirán la reducción gradual de aranceles para la importación deproductos del resto del mundo · De esa manera sumarían a Chile · Y creen queasí las industrias de este bloque comercial serán más competitivas

ELEONORA GOSMAN

En Olivos, a las 13, Fernando de la Rúa recibirá hoy a su colega FernandoHenrique Cardoso, que llegó anoche de Brasilia. Los presidentes almorzaránjuntos, nada menos que un día antes de la cumbre XVIII del Mercosur, en la queparticiparán además el paraguayo Luis González Macchi, el uruguayo JorgeBatlle y el chileno Ricardo Lagos.

Fuentes consultadas por Clarín se encargaron de marcar una diferencia: estavez, se trata de un encuentro bilateral donde no hay disputas graves a la vistani relaciones deterioradas. "De la Rúa y Cardoso discutirán proyectospara adelante", subrayaron.

Los comensales tienen dos nuevos ejes de debate: una mayor apertura comercialdel Mercosur hacia el exterior y, asociado a ese plan, cómo acelerar lostiempos para incluir a Chile como miembro activo del club.

El tema adquirió vuelo los últimos días. Primero, lo sugirió el ministroJosé Luis Machinea, frente a los banqueros que participaron de la convenciónde ABA. Ayer hubo otras señales, que provinieron de negociadores argentinos:advirtieron que no hay que pensar esa apertura económica del Mercosur como algoque vendrá de la noche a la mañana. "Hay que evitar que se propague elpánico entre los empresarios temerosos de que con la apertura sus industriasqueden desprotegidas", comentó una fuente a este diario.

Para los funcionarios argentinos, el plan apunta a dos objetivos. Por unlado, volver más competitiva la región frente al amplio universo de relacionescon el resto del mundo. "Si uno observa lo que ya está ocurriendo, dehecho, tanto Brasil como la Argentina celebraron acuerdos de liberación delcomercio, ya sea con México o con la Comunidad Andina", señalaba lafuente. O sea "la apertura está empezando a producirse de hecho". Y apartir de ese dato creen que el gobierno brasileño está en línea con elpensamiento argentino.

La apertura significa introducir una reducción progresiva del arancelexterno del Mercosur. Esto fue admitido ayer por la secretaria de Industria,Débora Giorgi, en una conversación con Clarín. También lo dijo en unaconferencia de prensa el vicecanciller Horacio Chighizola.

Para Giorgi,"al darse este paso en relación al arancel externo común,se aceleraría la posibilidad de incluir a Chile, porque se atenúan lasdiferencias que existen hoy entre este país y el Mercosur". CarlosWinograd, secretario de Defensa de la Competencia, coincidió: "Hoy estamosen condiciones de pensar en una reducción gradual futura del arancel externocomún, que permita, además, tener un sistema más racional que elactual".

De la Rúa y Cardoso tienen la misma ambición política: quieren que elMercosur sea un modelo de estabilidad y de democracia dentro de la región.Precisamente, porque ambos ven al bloque como un centro de referencia paraAmérica del Sur, en lo político y en lo económico. Saben que esto impone unrequisito: garantizar la estabilidad económica y tender a disipar las tensionessociales. Ese será un tema del almuerzo.

La agenda de la reunión de ministros de Economía y cancilleres delMercosur, que se reunirán hoy en el Palacio San Martín, se completa con otrosasuntos más internos.

Los más importantes son: qué hacer con los subsidios que distorsionan elcomercio regional y que alteran las reglas de juego en la competencia entreempresas de distintos países. Para hacer frente a ese problema deben incluirseo perfeccionarse los mecanismos de defensa de la competencia.

En esto que han bautizado como el relanzamiento del Mercosur, figura tambiénun plan para perfeccionar el método que resuelve las controversias

Temas en esta nota

    Cargando...