Repsol-YPF define la venta de EG3

Por
29deJuniode2000a las08:19

Por OSCAR FALOMIR. Enviado especial en Madrid.

Hasta anoche Repsol-YPF seguía negociando aquí la venta de 600 estacionesde servicio Eg3 con representantes de la brasileña Petrobrás. Los españolesestán corridos por los plazos para cerrar o desestimar la operación conPetrobrás. Según acordaron las mismas compañías, la transferencia de las 600Eg3 de la Argentina a los brasileños debe estar abrochada mañana mismo. Si lanegociación fracasa, Repsol-YPF encomendará a un grupo de bancos la búsquedade otros candidatos a la compra. Incluso, y por las dudas, ya habrían tocado aChevron de los Estados Unidos y la TotalFina francobelga.

Es que la compañía presidida por Alfonso Cortina se comprometió con elGobierno argentino a desprenderse antes de fin de año de las Eg3 que heredócon la primera de sus adquisiciones en Buenos Aires: la petrolera Astra.

Después, cuando se adosó YPF, los funcionarios argentinos le reclamarondesinversiones en dos sectores para evitar posiciones dominantes en el mercado:la venta al por menor y la refinación de petróleo.

Según ese compromiso, además de Eg3 debe cambiar de manos parte de suparque de refinación por una capacidad equivalente a la planta de BahíaBlanca. Esos dos bienes son los ofertados a Petrobrás que, a su vez, lesabrirá el mercado de venta de combustibles a los españoles con la cesión debocas de expendio de la marca brasileña.

Con el peso de los plazos por vencer a cuestas, Cortina admitió ayer que elpacto con Petrobrás "está cerca" aunque omitió más detalles sobrela valuación de ese intercambio.

El comentario de Cortina fue parte de la asamblea general de accionistas quereunió a cerca de dos mil propietarios de la petrolera en el predio ferial JuanCarlos I, bien cerca del aeropuerto de Barajas.

Casi a libro cerrado, los accionistas aprobaron el temario que llevóCortina. Sólo seis accionistas levantaron la mano para pedir precisiones sobrelos planes de inversión de la compañía.

Todos escucharon, pacientes, las 25 páginas del discurso de la plana mayorde la compañía aunque uno que otro pequeño inversor matizó con algúncabeceo somnoliento el repaso de las cifras de la "mayor petrolera privadade Latinoamérica", según autodefinió la plana mayor de la compañía.

Tal vez por ese salto en la escala petrolera gracias a la compra de YPF,Cortina presentó al auditorio una cláusula que modifica los estatutossociales. El objetivo de ese cambio no es menor: trata de preservar a Repsol-YPFdel copamiento de otra firma más grande vía una oferta hostil en las bolsas decomercio.

Es que el proceso de fusiones y concentraciones petroleras, del que la mismaYPF fue parte, aún no terminó. Es, al me nos, la evaluación que subyace enlos recaudos tomados por Repsol. Ahora se necesitará el 75% de los votos de losaccionistas para acceder a un eventual copamiento hostil.

Cortina mostró números a favor de su gestión. El año pasado Repsol-YPFganó mil millones de pesos y facturó 3 mil. Buena parte de esas gananciasllegaron con el inicio de la subida de precios del petróleo, la riqueza que leaportó la adquisición de YPF. Hasta ese momento, el fuerte de Repsol era larefinación y venta de combustibles más que la disponibilidad de metroscúbicos de crudo.

El mismo Cortina mensuró la gananciosa absorción de YPF con tres datos."Cuando compramos el primer 15% de sus acciones, el barril estaba a 11dólares. Cuando lanzamos la oferta pública de adquisición, cotizó a 16,50 yen el primer semestre de este año, el barril superó los 26 dólares enpromedio", dijo. Hoy el barril está levemente por encima de los 32dólares y Cortina cree que se mantendrá en ese nivel hasta fin de año.

Temas en esta nota

    Cargando...