Este año el país crece 2%, pero en el 2001 5%

30deJuniode2000a las08:19

En un rápido paso por Buenos Aires, el jefe de Economistas para Américalatina del Dresdner Kleinwort Benson, Neil Dougall, advirtió que el gobierno«debe emitir señales claras» con el fin de salir del proceso de falta deconfianza «que se tiene en la Argentina, porque no hay desconfianza en elexterior». Según el economista, «el peor panorama es un gobierno que no sepaemitir señales y que no entienda que es imperante bajar el gasto público» ydijo que este año nuestro país sólo crecerá 2 por ciento, pero subiría a 5por ciento en el 2001.

En diálogo con Ambito Financiero, Dougall dijo que «con respecto altequila, la convertibilidad está más fuerte por que se mantiene fuerte elsistema financiero, no hay fuga de divisas y no crece el desempleo». Además,aclaró que «si el gobierno no puede cumplir con las metas concertadas con elFondo Monetario Internacional, debe dar señales claras de cómo cubrirá ladiferencia». Estos son los puntos salientes de este diálogo:

Periodista: ¿Por qué se frenó la reactivación en la Argentina?

Nail Dougall: Hubo factores externos muy importantes. La economía argentina,por su alto endeudamiento, es muy sensible a los aumentos de riesgo país y dela tasa de interés a nivel internacional. En el exterior no hay «mala onda»como se sostiene a nivel local. Es un fenómeno regional, que se hace másevidente acá.

P.: En este marco, ¿cuánto crecerá la Argentina?

N.D.: Para este año bajamos la proyección de 2,6 por ciento del PBI a 2 porciento. Para el 2001 se ubicará en 5 por ciento anual. Las cifras de este añono representan crecimiento, es sólo un dato estadístico. El año que viene, laArgentina se va a ver beneficiada por tres factores: una reducción de la tasaen pesos (hay una relación clara: cuanto más se crece en la Argentina, la tasade interés de los préstamos en pesos es más estable), la recuperación deBrasil (en especial, por la baja en la tasa interna) y la pérdida de fortalezadel dólar frente al euro, que incentivará las exportaciones.

P.: ¿Cómo queda la pérdida de la competitividad argentina frente a Brasil?

N.D.: Con respecto a Brasil, la Argentina ha ganado competitividad en losúltimos meses. Desde la devaluación del real, Brasil perdió 50 por ciento desus competitividad inicial por la inflación interna y la apreciación del real.Por el contrario, la baja de salarios en la Argentina ha dejado a Brasil endesventaja.

P.: ¿A qué atribuye la falta de confianza del mercado interno? ¿Cuál esla influencia de los temas políticos?

N.D.: En el tequila hubo desconfianza externa (fuga de inversiones) e interna(retiro de depósitos). En la actualidad, no hay fuga de inversiones (lo queimplica que hay confianza externa) y crecen los depósitos (lo que implica queno hay desconfianza interna). Hay una gran contención del consumo a causa de lafalta de confianza en el corto plazo. La base es más sólida que durante eltequila, el sistema financiero es más sólido y es cierto que algunasdecisiones de crédito no se toman, pero eso no impacta. Al gobierno sólo lefalta emitir señales claras. El peor escenario de la Argentina es que no seemitan señales claras por parte de la Casa Rosada. Si no se comprende estepunto, el gobierno tendría graves problemas.

P.: ¿Qué rol juega la política fiscal del gobierno en todo este panorama?

N.D.: A causa de la herencia recibida de la anterior administración, va aser difícil cumplir con las metas pautadas con el Fondo MonetarioInternacional. En el caso de que la economía crezca y no se alcancen las metasfiscales, es esencial que el gobierno dé claras señales de cómo cubrirá elbache.

P.: Además de emitir más deuda, ¿hay otra alternativa?

N.D.: Sí, por ejemplo, Economía podría vender los Brady liberados en elcanje de bonos con colaterales.

P.: ¿Los mercados creen en estos «trucos contables»? E

Temas en esta nota

    Cargando...