Pactan cumbre clave para Medio Oriente

Por
06deJuliode2000a las08:34

Washington (EFE, AFP) - El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, convocóayer una cumbre entre israelíes y palestinos para el próximo 11 de julio, enuna de las últimas oportunidades que le quedan para lograr un acuerdo de paz enMedio Oriente antes del final de su mandato.

La cumbre se celebrará a partir del próximo martes en Camp David, elhistórico lugar donde Israel y Egipto acordaron en setiembre de 1978 lostérminos del tratado de paz que suscribieron seis meses después en Washington.

Clinton reconoció que «no hay garantías de éxito», ya que continúahabiendo «diferencias sustanciales». «Las negociaciones han alcanzado unpunto muerto, están en un nivel en el que hacen falta decisiones históricas»,reconoció el presidente en una declaración en la Casa Blanca. Clinton, quienhabló en los últimos días con el primer ministro israelí Ehud Barak, y ellíder palestino Yaser Arafat, señaló que tras sus consultas llegó a laconclusión de que la cumbre «es la única forma en que podemos seguiradelante».

El presidente norteamericano se comprometió a «hacer todo lo que pueda»para intentar lograr un acuerdo, y para ello participará activamente en lasconversaciones. «Pasaré allí todo el tiempo que sea necesario», dijo elpresidente.

Arafat ya confirmó que presidirá la delegación palestina que acudirá a la«cumbre», según informó ayer el ministro de Cooperación Internacionalpalestino, Nabil Shaat, horas después del anuncio de la convocatoria hechadesde Washington.

«Esperamos que los israelíes acudan a la conferencia con seriedad ydispuestos a alcanzar una paz general y genuina con el pueblo palestino», dijoShaat a los periodistas.

Arafat, que condicionaba su participación en la «cumbre» a que el primerministro israelí le transfiriera antes nuevos territorios ocupados deCisjordania, aún no hizo declaraciones. En tanto, Barak, también anunció ayeren París que asistirá a la reunión tripartita con Clinton y Arafat.

Esa decisión podría costar al premier israelí una nueva crisis degobierno. El ministro del Interior Natán Sharansky, líder del partido de losinmigrantes Israel Baaliá, dijo que «si Barak decide asistir a esa conferenciacon el respaldo de menos de 25% de los miembros del Parlamento, yo dimitiré».Sharansky pidió además a Barak que constituya de inmediato un gobierno deunidad que incluiría al bloque populista de derecha Likud, con vistas a lacitada cumbre.

Analistas temen que se produzcan enfrentamientos si las negociaciones de pazfinales siguen bloqueadas, como ahora, y los palestinos cumplen con su promesade declarar unilateralmente la independencia el 13 de setiembre.

Temas en esta nota

    Cargando...