Plan del Gobierno para desahogar a las PyMEs

06deJuliode2000a las08:05

Economía quiere darles más plazo para pagar luz, agua, gas y teléfono ·Hay contactos con las empresas de servicios públicos · Los bancos Nación,Provincia y Ciudad financiarían los pagos

MARCELO BONELLI

Como una medida sin precedentes para la Argentina, el Palacio de Hacienda vaa instrumentar un nuevo sistema de pago de los servicios públicos privatizadosque incluye a las facturas de teléfonos, agua, electricidad y gas.

La propuesta, que tiene la bendición política del ministro José LuisMachinea, consiste en alargar el plazo de pago de esos servicios: pasarlo delpromedio de 30 días que se aplica actualmente hasta un término de 120 días.

Así, en caso de incurrir en retrasos de pago, las facturas de los serviciosesenciales entrarían en mora recién a partir del día 121 y sólo después deese plazo los usuarios estarían obligados a abonar punitorios e intereses a lasempresas de servicios, en su mayoría monopólicas.

La medida aliviaría a la economía ya que liberaría una masa del orden delos 1.000 millones de pesos, que serviría para darle más oxígeno al créditoy con eso sumar otro elemento para reactivar.

De todos modos, al menos por ahora, los únicos beneficiados por el nuevosistema serán las pequeñas y medianas empresas, es decir, unos 900.000emprendimientos en todo el país, según las últimas estadísticas del INDEC.Quedan excluidos de este sistema los grandes consumidores y sólo en una segundaetapa podría extenderse el beneficio a las casas de familia.

El nuevo régimen tendrá financiación inicial de la banca oficial. Seconstituirá con un fondo de garantía de pago, donde las empresas de serviviospodrán financiarse el corrimiento del plazo de pago, pagando una tasa deinterés similar a la internacional: del 9% anual. Y se agregará una tasaadicional del 3%, que se constituirá como un fondo de garantía de cobro de losservicios públicos privatizados.

Con el estiramiento del plazo, el nuevo sistema de pago de los serviciospúblicos se va a adecuar, al menos para las PyMEs, a las prácticas comercialesreales de la economía argentina. En la actualidad precisamente la mayoría delas transacciones comerciales de este mercado se cancelan en plazos de 90 a 120días.

La decisión sería una de las medidas que instrumentará la Alianza paraintentar reanimar la economía, después de los primeros y tenues indicios derecuperación de las últimas semanas.

También formará parte del paquete reactivador el Plan de Infraestructura(con inversiones por 24.000 millones de pesos, que estaría por ser anunciadohoy o mañana). Y la autorización para que los supermercados paguen a susproveedores con cheques diferidos (posdatados), que puedan ser descontados antesde su vencimiento. Esto permitiría anticipar el cobro a un amplio espectro depequeñas empresas, desbloqueando las actuales demoras en la cadena de pagos.

Todo este paquete incluirá una artillería de medidas para hacer un férreocontrol de la competencia desleal de los productos que llegan del exterior y eldaño que provoca el contrabando.

La decisión de estirar los plazos de pago está tomada y un equipo defuncionarios que designó el propio Machinea ultima los detalles de lasreformas. Se trata del secretario de Programación Miguel Bein y de lasecretaria de Industria Débora Giorgi.

Ambos acelerarán reuniones con miembros del Frente Productivo,representantes de empresas privatizadas y banqueros de la Asociación de BancosArgentinos. La intención es estirar los plazos de pago con el mayor de losconsensos.

Ya hubo contactos, pero sólo informales, con lo más alto de algunasempresas privatizadas, donde se estaría de acuerdo en términos generales conla iniciativa, aunque en vez de un estiramiento del pago a 120 días aceptaríanllevarlo sólo a 90. A cambio evitarían que prospere el proyecto de subiraportes patronales en servicios.

As

Temas en esta nota

    Cargando...