De la Rúa reclamó más esfuerzo y coraje

10deJuliode2000a las08:07

Dijo que son las herramientas para salir de la crisis económica y social

El cuerpo de Granaderos desfila ante el palco oficial, presidido por Fernandode la Rúa

ubo un desfile militar y de gauchos en el parque Nueve de Julio

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- La fecha patria sirvió de contexto para que elpresidente Fernando de la Rúa insistiera en esta provincia con su llamado alesfuerzo y al coraje como herramientas para salir de la crisis económica ysocial.

"Es un honor estar en la ciudad en donde el 9 de julio de 1816 sedeclaró la Independencia. Admiremos el coraje de esos hombres y con la mismafuerza tengamos fe en nuestra patria y en que vamos a salir adelante", dijoel jefe del Estado con una carga emotiva singular.

"Es inminente que anunciemos el programa de empleo para la Nación, lareformulación de los programas sociales y el plan general de infraestructura yvivienda, que generarán mucho empleo en el país", agregó.

De la Rúa formuló estos conceptos al salir de la Casa de Gobierno, dondefirmó un acuerdo con el gobernador, Julio Miranda, para refinanciar deudas dela provincia.

También asistió al Tedéum, participó en un homenaje a los próceres quedeclararon la independencia, en la casa histórica, y, tras ello, presidió undesfile militar y de gauchos, en el parque Nueve de Julio.

El clima en esta ciudad -una fina pero persistente garúa- no era el mejorpara celebrar el 184º aniversario del Día de la Independencia. Sin embargo, eldesfile militar contó con una masiva concurrencia y De la Rúa obtuvo aquí unrecibimiento popular razonablemente caluroso, aunque sin exagerar en muestras deafecto de la gente. Eso sí: abundaron los reclamos de los industriales y de loscañeros. Y hubo también algún foco de protesta.

El Presidente anunció que está en favor de un control del gasto provincialpor parte de la Nación. "Al hacerse la ley de coparticipación federaldebe crearse un mecanismo de control de la administración presupuestaria.Porque el déficit de las provincias e incluso de los municipios afecta la deudageneral de la Nación", dijo de la Rúa cuando visitó la céntrica casahistórica, donde se declaró y juró la Independencia. Allí, firmó el librode actas y rindió un homenaje a los próceres de la gesta patriótica con unaofrenda floral.

En los coloniales patios se le preguntó si temía por estallidos sociales.Dijo que la atención de la pobreza y el desempleo "es una políticafundamental que debe acompañar las medidas de saneamiento financiero y losprogramas de crecimiento".

Optimismo

Sus declaraciones fueron interpretadas entre sus acompañantes como un gestomás dentro de la política de difundir el optimismo del Gobierno, pese a laspenurias. "De la Rúa está de buen humor. Iba y venía por todo el avión,charló con todos", confió a La Nación un invitado al avión Tango 01-que al parecer está lejos de venderse-, en el que viajó hasta aquí lacomitiva.

Sólo el gesto de De la Rúa de venir a la provincia significó mucho paralos tucumanos. Están ofendidos con el ex presidente Carlos Menem, que desde1995 se alejó de los actos patrios y sólo retornó en 1998, en una fríavisita. Es que en el '95 Ramón Ortega perdió la gobernación a manos deAntonio Bussi, de Fuerza Republicana. Ese hecho despertó el enojo de Menem.

De la Rúa llenó el Tango 01 de ministros, secretarios de Estado, diputadosy senadores. Se hizo acompañar también por todos los jefes de las FuerzasArmadas y de Seguridad; por el jefe de Estado Mayor Conjunto, teniente generalJuan Carlos Mugnolo, y por el jefe de la Casa Militar, general Julio Hang.

Cecilia Felgueras resultó la funcionaria más reconocida y vivada."¡Suerte, Cecilia, y mucha fuerza!", le exclamaron colegiales,jubilados y demás particulares apostados en el trayecto de 100 metros entre laCa

Temas en esta nota

    Cargando...