Rechazan el ajuste en los peajes

11deJuliode2000a las08:54

Los concesionarios de las rutas nacionales piden una suba de 4,6% · Elaumento es por un mecanismo que les reconoció, en 1992, Domingo Cavallo · ElGobierno no acepta y dice que debe ser renegociado

Accesos a la Capital

El Gobierno salió ayer al cruce del reclamo tarifario que hicieron losconcesionarios viales y anunció que rechazará el ajuste del 4,6% solicitadopara los peajes de las rutas nacionales.

El ministro de Infraestructura y Vivienda, Nicolás Gallo, sostuvo que"no se autorizará ningún aumento para los peajes de las rutas" y quela indexación tarifaria prevista en los contratos "pasará a formar partede los temas que se están discutiendo con los concesionarios".

Si bien destacó que el ajuste en danza no se trasladará a las cabinas depeaje, Gallo reconoció que esa actualización tarifaria "debe sercompensada de alguna forma, porque así figura en los contratos que firmó elgobierno anterior".

La polémica por los incrementos en los peajes saltó en el momento en que elGobierno está tratando de acordar la supresión de las indexaciones tarifariascon las distribuidoras de gas y electricidad.

Basándose en las cláusulas indexatorias que tienen los contratos, losconcesionarios viales solicitaron, en los últimos días, un ajuste de tarifasdel 4,6% para todas las rutas nacionales que están bajo el régimen de peaje.

La suba reclamada —que según los contratos debería entrar en vigencia el1° de agosto— surge de la aplicación del 80% de la tasa de interés LIBO,que actualmente ronda el 6% anual. Ese factor de actualización fue incorporadoa los contratos en 1992 por el ex ministro de Eco nomía Domingo Cavallo ylogró sobrevivir hasta ahora, pese a los numerosos cuestionamientos querecibió en el Congreso y en el ámbito empresarial.

A su vez el secretario de Obras Públicas, Máximo Fioravanti, tambiénrechazó la aplicación del aumento que pidieron los concesionarios."Aunque forma parte de los contratos, el ajuste por la tasa LIBO no resultarazonable ni equitativo en un momento como éste, donde se registra en el paísuna deflación de precios que afecta a toda la sociedad", señalóFioravanti.

El titular de Obras Públicas agregó: "Vamos a tratar de acordar unnuevo esquema de actualización que sustituya al actual, que es impracticable.Si no hay acuerdo antes de agosto, no se autorizará el aumento y pasará aresolverse con el resto de las cuestiones que se están negociando con losconcesionarios".

Tal como pinta el panorama, la indexación correspondiente al año 2000quedaría compensada con un aumento en los subsidios que paga el Estado a losconcesionarios de las rutas. La suba en juego de 4,6% equivale a unarecaudación anual cercana a los 15 millones de pesos, que las empresas vialespasarían a embolsar por la vía de los aportes estatales.

Deuda

El tema central de la negociación que entablaron los funcionarios y losempresarios gira en torno de la deuda que arrastra el Estado. Es por lossubsidios no pagados en los últimos años y por las compensaciones tarifariasque se acordaron para bajar los peajes a camiones y colectivos. Según losempresarios, la deuda trepa a los 350 millones de dólares. Si bien los reclamosestán siendo revisados por la SIGEN, el Gobierno ya habría reconocido que debe210 millones a los ocho concesionarios que aceptaron reducir sus tarifas un 8% amediados de marzo.

En el caso de los accesos, el Gobierno también quiere desmontar el mecanismoindexatorio que tienen las tarifas. Según indicó el titular del OrganoRegulador de los Accesos Metropolitanos (OCRABA), Carlos Hidalgo, se estábuscando un acuerdo con los concesionarios para "postergar" laaplicación de los ajustes por el índice estadounidense CPI hasta 2003.

Las actualizaciones que se acumulen entre 2000 y 2003 se"compensarían" con una extens

Temas en esta nota

    Cargando...