El "reordenamiento" del sector pesquero

13deJuliode2000a las08:08

Con un ambicioso proyecto de «reordenamiento» del sector, Horacio Rieznikasumió en la Dirección Nacional de Pesca. La diferenciación de los productos,el desarrollo integral de la acuicultura y un control muy estricto en lascapturas, son los principales puntos que conforman la estrategia del nuevotitular de Pesca. Una de las primeras medidas que tomó fue fijar en 35.000toneladas la polémica captura de merluza Hubssi en aguas territorialesargentinas hasta el 31 de diciembre próximo. Por otro lado resolvió elreintegro a las exportaciones para empresas que procesan en tierra, con el finde incentivar el valor agregado en los productos.

Periodista: ¿Cómo ve la situación del sector pesquero argentino?

Horacio Rieznik: Somos conscientes de que existen permisos irregulares, esdecir que no tienen vigencia porque no cumplen con las condiciones. Por eso laSecretaría, a través del Consejo Federal Pesquero, contrató a la cátedra deDerecho Administrativo de la Universidad de Buenos Aires para que revise lavalidez jurídica de todos los permisos de pesca existentes. Esto va a dejar auna parte de la flota lejos de sus posibilidades de capturar y va aredimensionarla, porque hay más capacidad de captura de lo que podría soportarel mar argentino, salvo algunas especies como el calamar. Como en este momentono conocemos la validez de los permisos, estamos siendo muy restrictivosrespecto de la transferencia de permisos de pesca.

P.: ¿Cuál es el origen de la crisis pesquera?

H.R.: La sobrecapacidad de captura. La Argentina ha atravesado dos períodosen materia pesquera y estamos ingresando en el tercero. En la primera etapa elpaís estaba de espaldas al mar, con muy poco interés en la pesca. De ahípasamos a otra en la que descubrimos que podíamos explotar nuestra plataformamarítima y consecuentemente tener una riqueza real no potencial, y entonces seproduce el período de pesca masiva. La ignorancia nos llevó a tener unaexplotación sobredimensionada, con una producción masiva, poco precio ydesconocimiento del origen en cuanto a la exportación.

Falta la tercera etapa, que está atravesando la industria vitivinícola.

P.: ¿Qué pasa con otras especies como la merluza de cola?

H.R.: La especie no está en crisis hoy. Pero si no tomamos medidasprecautorias adecuadas y todo el mundo va a pescar merluza de cola, entonces sevuelve a la crisis. Hay otras especies costeras que también están en problemascomo la corvina y la raya.

Modelo

P.: ¿De qué se trata la reconversión del sector?

H.R.: Tiene que ser similar a la que atravesó la vitivinicultura argentina,que de exportar grandes tanques de vino de mesa indiferenciado para corte omosto concentrado pasó a exportar mucho menos volumen pero con un precio másalto y un producto totalmente diferenciado, con denominación de origen.

P.: ¿Está en condiciones el sector pesquero de ingresar en esta nuevaetapa?

H.R.: Existen cuatro segmentos. Por un lado la Argentina está en condicionesóptimas de desarrollar el proceso de acuicultura. Si bien existen criaderos detruchas, todavía no hay una explotación importante y está concentrado casiexclusivamente en la trucha, alimentada artificialmente. Existen posibilidadesde hacer crianzas más naturales, ya sea en los lagos -algo se está haciendo enSanta Cruz- o en el mar (mejillones, salmón, etc.). Todo esto es un componentede la estrategia pesquera en esta tercera etapa, a la cual nosotros le vamos adar una gran importancia. Hoy en día dos tercios de langostinos existentes enel mundo está provisto por los criaderos y los dos grandes países exportadoresson Ecuador y Tailandia. Incluso aquellas unidades rurales que no soportan porsus dimensiones, es decir que no tienen rentabilidad, pueden encontrar unarespuesta en la crianza de peces.

P.: ¿Qué plazo hay para esta reconversión?

H.R.: Primero hay una etapa de investigación para cad

Temas en esta nota

    Cargando...