El agro se queja por la baja rentabilidad

17deJuliode2000a las08:43

Los productores reconocen que el precio de la hacienda es bueno, peroreclaman una menor presión tributaria para el sector

En Palermo, los terneritos son los más buscados por los chicos

El buen momento de los ganaderos queda opacado por los altos costos deproducción

A los tamberos sólo les falta que repunte el valor de la leche

La muestra rural de Palermo se convierte en un foro de encuentro para cientosde productores agropecuarios, especialmente aquellos dedicados a la ganadería(carne y lechera) y no sólo aquellos hombres de campo que traen susreproductores a la exposición, sino también los interesados en conocer lasúltimas novedades genéticas, tecnológicas, de equipamiento o, simplemente, lacompra de animales.

En esta exposición, que tuvo ayer su día más fuerte, como se amplía porseparado, hay dos temas dominantes entre los ganaderos: 1) el repunte delsector, con el buen precio de la hacienda y la recuperación del mercadoexportador a partir de la erradicación de la aftosa; 2, los malabares que hacenmuchos para que las cuentas cierren aun en tiempos de un incipiente boom.

"El problema es la rentabilidad. Si a mí me dan un contrato que fije elprecio en un peso (el kilo vivo) de novillo, lo firmo ya", señaló a LaNación, Carlos Vila Monet, de las cabañas La Silvia (Shorthorn) y Santa Teresa(Polled Hereford y ovejas Corriedale), ambas de Coronel Pringles (Buenos Aires).

Vila Monet llegó a la Rural con un Shorthorn, tres Polled Hereford y onceCorriedale.

Números del negocio

Para el productor, "con este precio de la hacienda ya se puede hablar deun boom ganadero, porque a esto le sumamos toda la onda verde mundial, que nospermitiría diferenciarnos con nuestra carne pastoril, la apertura de losmercados después de erradicar la aftosa".

Sin embargo, afirma que es difícil la producción: "Hay que ser muyeficientes y ganar más kilos por hectárea. Tenemos que mejorar el manejo decostos".

Vila Monet destacó que en la Argentina "son muy caros los costos deservicios y energía" y esto pesa en los números finales de unaexplotación agropecuaria.

Las opiniones son coincidentes en la mayoría de los productores ganaderos ylo que se podría rescatar son los matices de los ganaderos, según la zona dedonde provengan.

El costo fiscal

Un ejemplo es el de Horacio Cook, de la cabaña Los Choles, de Huanguelén(centro de la provincia de Buenos Aires), que no ahorró adjetivos para criticar"la asfixiante carga impositiva".

Este productor presentará en la muestra siete ejemplares de la razaLimangus.

"Pagamos el doble de impuestos comparado con nuestros principalescompetidores, y eso no sólo te resta rentabilidad, sino que te quitacompetitividad. Cómo puede ser que sólo para mover un animal de mi campo tengaque pagar 5 pesos, entre la guía, las tasas y el Senasa. En mi partido, laguía (trámite que certifica la propiedad de los animales para su traslado yque cumplen las municipalidades) en un año aumentó de 1,80 peso a 3,90pesos", agregó, indignado, el productor ganadero.

Para Cook, que maneja un rodeo de 6000 cabezas, "el negocio de laganadería cierra con el precio del kilo vivo a un peso, pero la presióntributaria te mata", explicó.

Un tambero en positivo

"Si los japoneses, que tuvieron una guerra, salieron, cómo no vamos asalir nosotros de estos problemas de la lechería. Si uno está en negativo esdifícil que encuentre una solución", señaló Horacio Barberis, titularde tres tambos familiares ubicados en la ciudad santafecina de Aldea, dondeordeñan 500 vacas y logran 12.000 litros anuales que envían a la compañíaláctea Molfino, del grupo Perez Companc.

El sector lechero vive un momento difícil. La superproducción de losúltimos años (en 1999 se llegó

Temas en esta nota

    Cargando...