Una ayuda para las PyMEs

Por
17deJuliode2000a las08:50

Las relaciones entre las PyMEs y los bancos nunca fueron muy buenas, peronuevos instrumentos financieros prometen allanar el camino

NINO FERNANDEZ

Si hay algo que a las PyMEs siempre les resultó una pesadilla, eso fue lagestión de un crédito. Y si pasaban los filtros se enteraban de las tasas deinterés que les correspondía y perdían las ganas de tomar el crédito.

Para los bancos ésta fue la fórmula de cuidarse las espaldas ante el riesgoque históricamente se les adjudicó a estas empresas. De esta situación nacióhace algunos años la iniciativa de crear un sistema de garantías recíprocas,similar a los ya existentes en países de Europa. En la actualidad el régimenestá en pleno funcionamiento y las vías de acceso al crédito de las PyMEs sonlas Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), entidades que aportan los avalesrequeridos por los bancos. Pero el sistema todavía tiene puntos flojos. Enespecial el grado de exigencia del análisis de riesgo, que suele ser tanestricto como el de las entidades financieras y que termina desalentando a losempresarios. La ventaja para la PyME es que una vez superado ese filtro accedeal crédito a tasas blandas.

Según estadísticas del Observatorio PyMIs que depende de la UIA, las tasasde interés promedio mensuales que han pagado últimamente las empresas delsector se ubica en torno al 2,5% mensual.

"Alrededor del 50% de los créditos bancarios rechazados es por falta degarantías y avales", dice Vicente Donato, director del Observatorio PyMI yvicedirector de la sede local de la Universidad de Bologna.

No a los bancos

Datos de cámaras empresariales revelan que en los últimos años menos del60% de PyMEs del país recurrió a alguna forma de financiación bancaria. En lapráctica esto se tradujo en pérdida de competitividad, estancamientoproductivo, despido de personal y muchas veces en cierre de empresas. "Lasituación actual es claramente un subóptimo social: todas las partes podríanestar mejor si el sistema bancario penetrara incisivamente el mercado de las PyMEs", dice Donato.

Pero para los bancos no es tarea fácil dado el alto riesgo que presenta elsector. Distinto panorama se presenta con la mediación de una SGR, que lesasegure a las entidades financieras recuperar el capital prestado. "Comoante una eventual morosidad, la SGR se hace cargo del pago, la pequeña ymediana empresa es equiparada a una grande porque el valor del riesgo esmenor", afirma González Escot, gerente comercial de Garantizar SGR.

Para los bancos la tranquilidad está dada por un fondo de riesgo que avalala garantía, y que se constituye con los aportes de los socios. Aquí radicauna de las diferencias entre las Sociedades de Garantías Recíprocas y susprimos hermanos, los Fondos de Garantías.

Las SGR cobran un costo anual ligado al aval emitido que oscila entre el 1,5y 3% y una comisión del 0,5% del monto solicitado. El plazo de vigencia de lasgarantías no debe superar los cinco años y el monto máximo autorizado por elBCRA es de 375.000 pesos.

Las PyMEs interesadas en acceder al crédito están integradas a las SGR encarácter de socios partícipes. Para ingresar en cualquiera de las doscategorías de socios los interesados cuentan con beneficios impositivos, comola posibilidad de deducir el aporte de capital del Impuesto a las Ganancias.

Antes de ser aceptada en la sociedad, la PyME debe demostrar la viabilidaddel negocio, superar el análisis de riesgo y finalmente proponercontragarantías que no superen el 100 % del capital solicitado. Las PyMEssuelen quejarse de todos esos requisitos. Pero para las SGR esta serie defiltros se justifican en la necesidad de ser confiables ante los bancos, que asu vez también realizan su "scoring" de rutina.

Temas en esta nota

    Cargando...