Bour: baja de aportes debe ser para todos

19deJuliode2000a las08:04


"Es una ayuda, pero generará dos sistemas laborales paralelos ydesiguales." Para Juan Luis Bour la rebaja de aportes patronales quereglamentó el lunes el gobierno y que ya está rigiendo, está por el buencamino. Sin embargo el economista de la Fundación de InvestigacionesEconómicas Latinoamericanas (FIEL), lanza una advertencia que hasta ahora nohabía sido tenida en cuenta en esta legislación. Las empresas que ya estánradicadas en el país y que por cuestiones económicas no aumenten su nómina deempleados desde abril, estarán en serias dificultades de competencia con lascompañías que se radiquen en los próximos años. Esto generaría según Bourserias distorsiones en los costos laborales. Habla también del índice dedesempleo que se conocerá el jueves y llega a una conclusión grave:numéricamente en un año todos los nuevos integrantes del mercado laboral nopudieron insertarse.

Periodista: ¿Qué tan importante es que se haya reglamentado la rebaja deaportes patronales?

Juan Luis Bour: Lógicamente, ayuda. Además se está hablando derebajas que son significativas, ya que son de más de cuatro puntos que sereducen en los casos particulares. Sin embargo en la reglamentación, encuentroalgunas cuestiones que pueden provocar distorsiones de competitividad.

P.: ¿Cuáles?

J.L.B.: Específicamente la forma y el criterio temporal en que sedecidió hacerlo es cuestionable. Se tomó como base la nómina de empleados apartir de abril. Si una empresa incorpora trabajadores por sobre el total de esemes, tendrá rebajas y no las obtendrá si no lo hace. Mientras tanto, unacompañía nueva tendrá reducciones con sólo incorporar un sólo empleado ysiempre obtendrá reducciones en su nivel de tributación.

P.: ¿Qué distorsiones puede generar esto?

J.L.B.: Con el tiempo provocará que coexistan dos regímenesparalelos y desiguales, pero para empresas directamente competidoras. Porejemplo, una automotriz o una empresa que está en el mercado de lacomunicación que está radicada hace años en el país, con sólo mantener lacantidad de trabajadores que tenía en abril tendrá mayores costos laboralesque cualquier compañía menor que se instale desde mayo de 2000.

P.: ¿Puntualmente, cuál es la desventaja, si para las dos rige la rebaja deaportes?

J.L.B.: Por ejemplo; si una empresa que trabaja desde hace 10 años enel país con una nómina a abril de 100 empleados, luego aumenta a 5 y obtieneuna reducción en los aportes por esos cinco. Si más adelante por cuestioneseconómicas debe reducir a 102, pierde la ventaja en 3 trabajadores. Si sucrisis sigue y reduce personal a 90 no tiene más rebajas. Por el contrario, siuna empresa se radica, por ejemplo, en octubre, y toma 50 trabajadores, luegolos aumenta a 80 y finalmente los reduce a 20; siempre tendrá más ventajas quela que está empleando a más de 90. Esto, repito, genera distorsiones yproblemas de competitividad.

P.: El decreto ya está vigente y reglamentado ¿Cómo se soluciona estasituación que usted plantea?

J.L.B.: Mi impresión es que será inevitable, cuando estos problemasse conviertan en una cuestión importante, homogeneizar los dos sistemas yextender los beneficios a todas las empresas. No puede ser que el que se instalaestá mejor parado que el que ya está trabajando.

P.: Sería complejo ir ahora hacia atrás y eliminar esa cláusula...

J.L.B.: Es sencillo. Simplemente, tomando la nómina de abril, si unaempresa pasa de 100 a 105 empleados y luego los reduce a 102, igualmente debemantener la rebaja de aportes a los 5 empleados.

P.: Eso provocaría que aumenten los despidos para mantener únicamente a los5 empleados nuevos que pagan menos aportes...

J.L.B.: No. El costo de indemnizar un empleado con años en unaempresa es mayor cuantitativamente a la rebaja de aportes laborales que se ganatomand

Temas en esta nota

    Cargando...