Una herramienta que sirve para sumar valor

25deJuliode2000a las08:29

El Gobierno quiere comenzar a aplicarla; hay un proyecto de ley

Su utilización está incluida en el segundo paquete de medidas procompetitivas que presentó la CICI

Hay un proyecto de ley del senador Luis Gioja con media sanción enDiputados

El Gobierno está decidido a apretar el acelerador para avanzar en el tema dela denominación de origen para los alimentos nacionales a fin de sumarle valoragregado a los productos y promover al mismo tiempo la marca país en elexterior.

La Comisión Interministerial de Comercio Internacional (CICI) incluyódentro del segundo paquete de medidas procompetitivas la de iniciar accionespara registrar las regiones del país y sus correspondientes denominaciones antelos organismos externos. Así, el tema, que ya cuenta con un proyecto de ley conmedia sanción en el Congreso, se puso en movimiento.

La coordinadora de la CICI, Paola Cocciaglia, explicó a La Nación que éstaes una medida que busca adicionarles valor a los productos agroalimentarios."Los alimentos podrán tener un sello del Servicio Nacional de Sanidad yCalidad Agroalimentaria (Senasa) con el que se le va a dar una denominación deorigen".

Este término hace referencia a la posibilidad que tiene un país deregistrar el nombre de una región, provincia o área y sirve para designar unproducto originario de esa zona que se distingue -justamente- por el mediogeográfico al que pertenece.

El proceso para obtener dicha denominación de origen no es sencillo. Obligaa los productores a trabajar en torno a dos conceptos básicos: el origen y lacalidad. Al mismo tiempo, demanda reglamentos que aseguren la homogeneidad de laproducción, los canales de comercialización y los mercados.

Así, por ejemplo si un consumidor de cualquier parte del mundo se detuvieraante una góndola frente a un producto que lleva una etiqueta con la leyenda"carne ovina Patagónica" tendría que leer entre líneas que esacarne se destaca por su calidad, por el tipo de alimentación que recibió elanimal en esa región del país y en ese clima específico, y hasta podriaasociar la modalidad de trabajo de la gente del lugar.

La experiencia internacional muestra que muchos países como Francia, Italiao España han posicionado sus industrias en el mercado mundial en base a estemecanismo. En nuestro país, existen varios emprendimientos coordinados por lasautoridades provinciales, que vienen trabajando para tener un sello de origen.Algunos ejemplos son: frutillas de Coronda, aceite de Cruz del Eje, mielpampeana, pasas de uvas de San Juan, quesos de Humahuaca o duraznos de SanPedro.

Aspectos legales

El tratamiento legal de este tema corre por carriles diferentes, depende delproducto del que se trate. Mientras que para los vinos ya se sancionó una ley -la 25.163 que falta reglamentar- por la que se establecen las normas para lapresentación y designación de vinos y bebidas espirituosas; el proyecto de leydel senador José Luis Gioja (PJ San Juan) referido al régimen legal de lasindicaciones de procedencia y denominaciones de origen para los agroalimentosestá demorado en Diputados.

"Desde el año pasado estamos esperando que lo aprueben las comisionesque faltan en la Cámara de Diputados. Creo que va a ser una herramienta muybuena para que las pequeñas y medianas empresas y los productores sumen precioy calidad, y además para poder promover las actividades productivas en elinterior. Por otra parte, del lado del consumidor va a existir una autoridad queva a controlar que si un producto se vende con una etiqueta que dice "pasasde uvas de San Juan" son de la calidad que se pregona y realmente de esaprovincia y no de otra", comentó Gioja a La Nación.

El legislador agregó que sin ley no se puede demandar la protección de unadenominación de origen en el orden internacional y que será difícil en elfu

Temas en esta nota

    Cargando...