De la Sota, de campaña en la Rural

26deJuliode2000a las08:07

De gira en la Capital, el mandatario justicialista objetó las recetasconservadoras y elogió su gestión.

"No es momento de hablar de candidaturas", dijo

Cuestionó el plan nacional de viviendas

Con discreción, ya comenzó a preparar su candidatura presidencial para 2003

Enrique Crotto y José Manuel de la Sota, al ingresar ayer en la Rural dePalermo

José Manuel de la Sota entró caminando a la 114a Exposición Rural dePalermo con la sonrisa a pleno, escoltado por funcionarios de su gobierno. Lorecibió el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Enrique Crotto, ydesbordó la sala de conferencias donde sólo promocionó el "modeloCórdoba".

Fue un convulsionado primer día de una minigira de tres jornadas por laCapital, que el gobernador cordobés quiere desligar del abandono del bajoperfil que cultivó hasta ahora.

A su alrededor todos estaban eufóricos. De la Sota puso sus pies en la Ruraly casi no podía caminar entre productores agropecuarios, empresarios y públicocurioso. Se sacó fotos y terminó la jornada en el stand de su provincia conuna degustación de salames, quesos y aceitunas de su región. Casi no probóbocado.

De traje azul y corbata de seda, se mostró orgulloso de su primer año degestión con rebaja de impuestos, 18.000 puestos de trabajo nuevos, la baja dela tasa de desempleo del 0,8 por ciento (la provincia tiene el 13,4 por cientode desocupación y la tasa nacional es de 15,4%) y un alza de la recaudaciónfiscal del 5% en el primer semestre del año.

En público, no habla de peleas dentro de su partido. Sus hombres dicen queEl Gallego (como le dicen a De la Sota) va a "jugar a fondo la candidaturapresidencial del PJ para el 2003", aunque el eje de su estrategia esmostrarse alejado de las ambiciones políticas.

Antes del discurso que dio ayer en la sala de conferencias de la Rural dePalermo, dos emisarios del ex presidente Carlos Menem, los diputadosjusticialistas Claudio Sebastiani y Ana María Mosso, le mandaron"saludos" del jefe del peronismo.

Anoche, dos hombres de confianza de Menem y de De la Sota no descartaban unareunión a solas. El ex presidente, si no pelea por su proyecto personal para el2003, estaría dispuesto a respaldar al gobernador cordobés para enfrentar a supar bonaerense Carlos Ruckauf.

"No es el momento de hablar de internas, cargos o candidaturas, sino quees el momento de las ideas", dijo el gobernador cordobés al abrir suexposición en la Rural. El discurso escrito de 11 páginas, que De la Sotasiguió casi al pie de la letra, ocupaba 9 carillas con referencias al"modelo Córdoba", que también definió como "procesoCórdoba".

Planteo medido

Las críticas al Gobierno nunca estuvieron personalizadas en el presidenteFernando de la Rúa. De la Sota midió sus palabras. "Necesitamos ideaspara ayudar con la mayor eficiencia y celeridad posible a los sectores másperjudicados por la recesión. Sería penoso que perdiéramos la oportunidad deenfrentar los problemas sociales de fondo", dijo.

Habló de tomar un "nuevo rumbo" y de "reactivar laeconomía", pero no quiso enfrentarse al ministro de Economía, José LuisMachinea, como lo hizo el gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf. "No vamosa salir con recetas conservadoras, por más prolijas que sean", fue una desus frases más críticas.

Sólo mostró un rechazo concreto al plan nacional de viviendas. "Elministro de Infraestructura, Nicolás Gallo, hace muy bien en hacer viviendas,pero tiene que buscar otros fondos", afirmó. Y no dijo nada más.

Después elogió su propia gestión, sobre todo la rebaja del 30 por cientode los impuestos, y se valió de esa medida para explicar el revuelo que generósu llegada a Buenos Aires. "Esto es lo que nos puso un poco en el escenarionacional", e

Temas en esta nota

    Cargando...