No hubo acuerdo para bajar el precio de los autos 0 km

10deAgostode2000a las08:13

Las fábricas no quisieron bajar sus precios · Dicen que Machinea ofrecíauna rebaja de impuestos insuficiente · Por ahora, flexibilizan el uso de losbonos del Plan Canje y negocian medidas para noviembre

LUIS VARELA.

Tras una negociación de varias horas, el ministro de Economía, José LuisMachinea, salió ayer abruptamente de la reunión en la que representantes delas automotrices y las provincias discutían con la Nación el camino para bajarel precio de los autos.

Y con una declaración corta y tajante, el ministro dio por terminado elintento para abaratar ahora los vehículos y, con esa medida, reanimar lademanda de la industria automotriz.

Machinea dijo lo siguiente: "No estamos discutiendo una reducción deimpuestos o de precios en el corto plazo". Y especificó que "larebaja que queremos acordar es para evitar que aumenten los precios luego de quefinalice el Plan Canje, el 31 de octubre próximo".

Y agregó: "En la actualidad, por el Plan Canje, el Estado nacional yaotorga un subsidio de 1.800 pesos por auto, que luego de octubre no lorecibirán. Por eso estamos buscando el mecanismo para que en noviembre noaumenten".

Las expresiones de Machinea evidenciaron un total enfriamiento en el intentopor bajar ahora el precio de los autos nuevos. Hasta ayer por la mañana, laNación y las provincias estaban dispuestas a bajar la carga impositiva de losautos un 5% (achicando Impuestos Internos e Ingresos Brutos), siempre y cuandolas automotrices estuvieran dispuestas a contribuir con una rebaja equivalentede sus propios valores. Redondeando así en forma conjunta una reducción del10% en los precios de lista de los cero kilómetro de menos de 22.000 pesos.

"No podemos más"

Pero ayer las automotrices rechazaron la intención del Gobierno. "Hacetres años que perdemos plata. Si Economía quiere bajar sólo los ImpuestosInternos, que gravan un 0,6% del precio final de los autos de 15.000 a 22.000pesos, nosotros no podemos bajar más nuestros valores. Si el Gobierno, lasprovincias y los municipios achican los impuestos, nosotros bajaremos losprecios de lista en forma proporcional a esa baja de tributos. Pero no podemosagregar una rebaja adicional a nuestros valores de fábrica", era laposición de algunas terminales.

"La cuenta es sencilla —decía el titular de una de las marcas—.Sobre el 100% del precio de venta, el Estado se lleva el 47% y nosotros el 53%.Pero ese 47% es todo ingreso para el Estado. Y nuestro 53%, en cambio, con estenivel de mercado, significa pérdida y no poder cubrir costos. Si encima tenemosque achicar nuestra parte otros 5 puntos, entraríamos en una posiciónirresponsable, de quebranto".

La diferencia de las terminales también se notaba entre la posición delGobierno nacional y de los representantes de las provincias. "Machinea noentendió —dijo Juan Schiaretti, ministro de la Producción de Córdoba—.Ofreció una rebaja impositiva escasa y el acuerdo no salió."

En medio de rostros muy serios, las negociaciones se desarrollaron en elMinisterio de Economía, a cargo de los secretarios de Industria, DéboraGiorgi; de Programación Económica, Miguel Bein, y de Hacienda, Mario Vicens.

Por ADEFA, la cámara que agrupa a las automotrices, estuvieron su titular,Luis Ureta Sáenz Peña (de Peugeot), y además Cristiano Rattazzi y VincenzoBarello (de Fiat), Manuel Antelo (de Renault), Enrique Federico (deMercedes-Benz), Rodolfo Ceretti (de Ford) y Ronnie Frost (de Volkswagen). Y losministros de la Producción de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe yCórdoba.

La negociación incluyó muchos puntos que complicaron la dura pulseada:

· Bonos del Canje I: Debido al bajo nivel de la recaudación fiscal, elGobierno le pedía a las terminales que usen lentamente (en el pago deimpuestos) los bonos que acumulan del Plan

Temas en esta nota

    Cargando...