El problema no es Machinea sino De la Rúa que no decide

23deAgostode2000a las08:19

"El problema no es José Luis Machinea. Es Fernando de la Rúa, que notiene liderazgo." Directo, el economista Guillermo Calvo trazó undiagnóstico preocupante para la Argentina hoy. Según su visión, estamos anteuna gestión sin liderazgo político y meramente «tapa-agujeros», con lo cuales así imposible «salir de la recesión». La figura de Machinea es hoy paraCalvo la de «un equilibrista», pero asegura que ningún otro economistatendría más poder que él en esta gestión. Dice también que el ministro deEconomía sabe lo que hay que hacer, pero que desde el Poder Ejecutivo seenvían señales erradas. Calvo asegura además que para que los mercadosinterpreten que vuelve a tener liderazgo debería «caer alguna cabeza» y queésta puede ser la de Fernando de Santibañes.

Las principales declaraciones de Guillermo Calvo, de visita académica enBuenos Aires por sus clases en la Universidad Torcuato Di Tella y a un día dereunirse personalmente con José Luis Machinea en un seminario organizado por elBanco Central, fueron las siguientes.

Periodista: ¿Está la Argentina saliendo de la recesión?

Guillermo Calvo: Lamentablemente no. Acá hay un problema de fondo y es quelas soluciones no son iguales que las que se aplicaron en el ’95, cuando laArgentina comenzó a recuperarse luego del tequila. En ese momento el déficitera de u$s 5.000 millones mientras que ahora llega a los u$s 10.000 millones.Ahora no alcanza sólo con mostrar una mejora en este desequilibrio.

Inversión

P.: ¿Por dónde pasa entonces la salida?

G.C.: A partir de un mayor nivel de inversión orientado al exterior.Concretamente, tienen que venir capitales, empresas y gente interesada en elpaís; y por ahora no hay confianza para que esto ocurra. Las esperanzas pasanporque aumenten los precios de los commodities, pero es como esperar a que salgael sol. Puede salir o no.

P.: ¿El problema es la política económica y la gestión de José LuisMachinea?

G.C.: Para nada. Los economistas del gobierno, comenzando por José LuisMachinea y los funcionarios que trabajan con el ministro de Economía, tienenlas cosas muy claras. Hablan permanentemente de la disciplina fiscal, deaumentar las inversiones y las exportaciones. Eso es lo que hay que hacer. Perofalta decisión política.

P.: ¿En qué afecta esa situación?

G.C.: Los inversores, que tienen que traer capitales, no saben si el gobiernoquiere abrir la economía e integrarse comercialmente al mundo o cerrarse yaplicar políticas activas y proteccionistas al máximo. No está claro dóndeconviene invertir ni hay seguridad de que las reglas de juego actuales semantengan. Se habla de defender sectores en problemas, de créditos del BancoNación subsidiados, del «compre nacional»; y sobre todo esto el plan deInfraestructura.

P.: ¿Cómo se analiza en el exterior ese proyecto?

G.C.: Ese plan de infraestructura está ubicado en el peor de los mundoseconómicos. Es keynesianismo puro pero sin fondos para gastar. Es comprardéficit fiscal para el futuro. Y esto, en Wall Street, está muy claro.

P.: Usted habla de que Machinea no es el problema pero sí ciertas ideaseconómicas del gobierno.

¿Dónde está claramente el problema de esta gestión?

G.C.: En los políticos de este gobierno, comenzando por Fernando de la Rúa.Parece existir permanentemente un tire y afloje entre los economistas y el alapolítica, comenzando por los conflictos con Carlos Chacho Alvarez y RaúlAlfonsín con funcionarios como Fernando de Santibañes, a lo que hay que sumarel conflicto en el Senado. A esto hay que agregar las políticas económicasproteccionistas erradas que le mencioné antes.

P.: Todos los gobiernos tienen conflictos políticos...

G.C.: La diferencia en el caso de Fernando de la Rúa es que el presidente nodemuestra tener liderazgo en estos conflictos. Desde afuera da

Temas en esta nota

    Cargando...