De la Rúa vetará la norma que protege el azúcar

Por
30deAgostode2000a las08:39

A cambio, ofrecerá mantener los aranceles por tres años

La ley posterga indefinidamente las barreras que se aplican al azúcar deBrasil

El Gobierno quiere evitar represalias de ese país

Sin acuerdo por los pollos

Para evitar una explosión de medidas proteccionistas en el Mercosur, elGobierno anunció que vetará la ley que aprobó el Congreso la semana última,que fija por tiempo indefinido el arancel de alrededor del 23% que hoy se aplicaal azúcar importado de Brasil. Se trata del único producto que aún no fueincluido en el sistema de libre comercio del mercado común.

En diciembre de este año debía vencer una ley por la que se le cobra alazúcar importado desde Brasil el mismo arancel que a los países no miembrosdel Mercosur. La justificación de la norma es que los brasileños subsidian suproducción.

Pero la semana última el Congreso decidió prorrogar la legislación portiempo indefinido, lo que complica las negociaciones que los gobiernos de ambospaíses mantienen para reducir gradualmente el arancel.

"La ley pone mucho ruido en el Mercosur", reconoció ayer una altafuente de la cancillería argentina. Y comentó que, a cambio del veto, el PoderEjecutivo les ofrecerá a los legisladores que impulsaron la prórroga unaresolución que garantice que por tres años se mantendrán los actualesaranceles, pero que deje abierta la puerta para negociar con Brasil un régimende integración que lleve -en un plazo aún no acordado- al libre comercio en elbloque.

Según la fuente, si el Gobierno no vetara la ley, se podrían esperar delCongreso brasileño normas que traben el ingreso a ese país del trigo o deproductos azucarados hechos en la Argentina.

Las exportaciones de trigo a Brasil en 1999 sumaron 800 millones de dólares,y las de productos azucarados 100 millones de dólares.

Pero con el veto, el Gobierno no se asegura la resolución del problema: lascámaras de Diputados y de Senadores podrían insistir en la ley, y si logran lamayoría especial ya no podría ser modificada. "El Gobierno estátrabajando políticamente para que eso no ocurra", afirmaron en laCancillería.

El oficialismo no sólo ofrecerá los tres años de mantenimiento del arancelactual. También prevé crear un mecanismo para que en ese plazo los productoreslocales de azúcar se aseguren la provisión al mercado interno, aunque aún nose definió cómo será ese sistema.

Pero mientras el Gobierno intenta desactivar el conflicto por el azúcar, elcomercio bilateral de pollos trae más problemas. Las empresas de ambos paísescomenzaron el lunes a negociar un acuerdo que desactive la medida antidumpingque aplicó el mes pasado la Argentina a los pollos brasileños.

Roberto Domenech, titular de la Cámara de Empresas Procesadoras Avícolas,admitió que se estaba lejos de un acuerdo, pero dijo que seguirían negociando.

En cambio, Claudio Martins, presidente de la Asociación Brasileña deEmpresarios Frigoríficos, dijo: "No hay nada más que hablar con losprivados argentinos. Las distancias que hay son demasiado grandes. Ahora le cabeal gobierno brasileño defender nuestro sector".

El directivo se reunió con Lita Espíndola, subsecretaria de Desarrollo dela cancillería brasileña, que había dicho que si no había acuerdo privado seiba a presentar un recurso ante el Tribunal de Controversias del Mercosur, y unpanel ante la Organización Mundial de Comercio.

Temas en esta nota

    Cargando...