Cómo afecta a la Argentina el alza mundial del crudo

07deSeptiembrede2000a las08:57

Escribe Luis Beldi

La fuerte suba del petróleo en el mundo provocó ayer un aumento en elprecio de las empresas petroleras a los revendedores mayoristas. Seguramente hoyse trasladarán a los surtidores, donde los combustibles como mínimo subiránun centavo. Ahora la única que dudaba en aumentar era Repsol-YPF.

Esta empresa pone un techo para el precio de los combustibles, ya que notrasladó todavía el aumento del crudo al mercado local en toda su magnitud. Lamedida impidió que las otras petroleras subieran en exceso las naftas y elgasoil.

En estas circunstancias, el combustible importado no aparece como soluciónporque está más caro que el local. Después de los 30 dólares por barril, laimportación queda fuera de escala, porque la producción argentina es másrentable. La prueba está a la vista: los grandes importadores están afuera delmercado local porque no pueden competir en precios. Además hay un dato que hapasado inadvertido: los combustibles subieron más que el petróleo. Esto es porlas nuevas normas de calidad para evitar la contaminación ambiental, que hacenque su costo de refinación sea más alto.

Para la Argentina la suba del petróleo tiene aspectos favorables, pero otrosmuy negativos y éstos son los que pesan más en la balanza.

Exportación

Por ejemplo, aumentarán las exportaciones considerablemente. El año pasadoel petróleo significó 7% de todo lo que se exportó con un total de 1.568,8millones de dólares. Este año la cifra puede redondear los 2.700 millones.

Lo negativo es que la suba de los combustibles está generando presionesinflacionarias en la Unión Europea, particularmente por la devaluación deleuro. Al tener que distraer más divisas para importar petróleo, los europeosdejan de comprar otros productos. El año pasado la Argentina le exportó 4.712millones de dólares a la Unión Europea. Difícilmente este año llegue a esacifra, con lo que el déficit con esos países será superior. El año pasado laArgentina importó 7.119 millones de dólares desde la Unión Europea.

Este año además del aumento del petróleo, la Argentina deberá enfrentarel problema de la revaluación de su moneda atada al dólar, en 13% frente aleuro. Desde que se creó el euro, en enero de 1999, perdió 25% de su valorfrente al dólar y, por carácter transitivo, frente al peso argentino.

Ayer el euro siguió su caída libre y terminó a 0,87 dólares, agravandomás el panorama para la Argentina que no sólo pierde ese mercado, sino quedebe competir con los europeos en otros que le pertenecían y que se los estánarrebatando en base a precios.

El aumento de los combustibles también significará un incremento de loscostos del sector agropecuario y de los transportes, con las consiguientespresiones hacia el gobierno por el aumento de fletes que sobrevendrá.

Los empresarios del transporte, ya reclaman un aumento del boleto mínimo.

En Estados Unidos todavía el combustible no preocupa, pero se acerca elinvierno y el precio del gasoil para calefacción puede dispararse nuevamente.Si llega a incidir en la suba de precios, la suba de tasas está a un paso y esosignificaría que la Argentina tendría más déficit fiscal por los pagos de sudeuda externa.

Los precios de las naftas en Estados Unidos son 30% superiores a los del añopasado. Así y todo un litro de nafta común vale 41 centavos, la mitad de loque se paga en Europa y la Argentina.

A quien va a afectar seriamente la suba del petróleo es a Brasil que puedequedarse sin el superávit comercial de 4 mil millones de dólares que le habíaprometido al FMI para este año.

En 8 meses del 2000 las importaciones de petróleo de Brasil alcanzaron a2.200 millones de dólares, contra 1.083 millones para la misma época del añopasado.

La economía brasileña soporta presiones inflacionarias por sureactivación. Hay más demand

Temas en esta nota

    Cargando...