Por ahora, las naftas no suben

11deSeptiembrede2000a las08:30

Escribe Silvia Peco

Por hoy tampoco habría aumentos en los combustibles en el mercado local. Secree que las empresas petroleras esperarán a ver cómo reacciona el mercadoluego del anuncio de aumento de la producción por parte de la OPEP, y reciéncuando haya una consolidación del precio tomarán una actitud sobre los valoresal público.

Contribuye a esa actitud de expectativa que el precio del crudo en lavariedad West Texas Intermediate (WTI), que es la que se usa de referencia en laArgentina, ya bajó 5% en los contratos para octubre el viernes último, aunantes de la decisión de la OPEP que implica un aumento de la producción mayorque el esperado.

Hay, además, dos elementos que estarían pesando en la actitud de cautelaque están asumiendo las petroleras. El momento político no es el mejor paraarriesgarse con subas de precios en el mercado interno. La secretaria deEnergía, Débora Giorgi, hace diez días que asumió pero todavía no le fueaprobado ninguno de sus colaboradores, mientras cualquier aumento en los preciospodría generar una ofensiva política aun dentro del oficialismo, para imponermás regulaciones. Si se generara una situación de ese tipo, podría habermayores presiones para que se designaran en Energía funcionarios con másintenciones regulatorias o por lo menos proclives a buscar «diálogo» con lasempresas para contener los precios.

El segundo elemento es que, por lo menos en la Argentina, Repsol-YPF es unaempresa integrada, por lo que la suba del precio del crudo le depara fuertesganancias que le permiten compensar la menor utilidad en refinación ycomercialización, si esperan unos días para subir los precios al público.

La situación es distinta en las otras dos petroleras que dominan el mercado-Shell y Esso- porque éstas tienen que comprar el petróleo que refinan en laArgentina. Sin embargo, están de alguna manera limitadas para subir precios porla política que adopta Repsol-YPF ya que ésta controla más de 60% delmercado, siendo todavía la dueña de Eg3.

A su vez, la empresa española tiene compromisos políticos con el gobierno eincluso temas delicados pendientes de resolución por parte de las autoridades,como para apresurarse con los precios. Es esto precisamente lo que la secretariaGiorgi se ocupó de resaltar la semana pasada cuando dijo que las petrolerasestán guardando «disciplina en los precios» y no se están dejando llevar por«la volatilidad del mercado».

De todas formas, nadie duda de que si los precios se consolidan por encima delos 33 dólares, lo que significa que también se afianzarán los precios de loscombustibles en el mercado internacional, habrá nuevas subas de las naftas y elgasoil en la Argentina, probablemente esta misma semana.

Según algunos especialistas, los derivados en el mercado interno estánalineados con un precio del WTI de 31 dólares por barril, por lo cual un valorde 33 dólares llevaría a nuevas subas, sobre todo si los productos en elmercado internacional siguen en alza debido a la escasez de stocks en lospaíses que más consumen y la falta de tiempo de las refinerías pararecomponer las existencias antes del invierno en el Hemisferio Norte.

En principio, si el mercado internacional se tranquiliza luego de ladecisión de la OPEP, habría pequeños y graduales ajustes en las naftas y elgasoil en el mercado local. Pero lo que nadie cree es que haya rebajas porque,tal como dijeron ayer los expertos internacionales, el mejor horizonte por lomenos hasta el 12 de noviembre en que vuelven a reunirse los países petroleros,es que el precio del petróleo ronde los 30 dólares.

De todas formas, se espera que esta semana se acentúen las presiones de lostransportistas locales para que se los compense por el aumento de loscombustibles, habiéndose anunciado ya un paro de camioneros para el últimodía del mes, al que podrían unirse los empresarios del autotransporte. Elgobierno debe ne

Temas en esta nota

    Cargando...