La OPEP no pudo frenar la suba del precio del petróleo

12deSeptiembrede2000a las08:08

Pese al incremento de la producción, el crudo volvió a superar los 35dólares por barril

El mercado consideró "insuficiente" la mayor oferta de 800.000barriles diarios

El invierno en el hemisferio norte actúa como condicionante

Reclaman que bajen los impuestos

VIENA.- La cara de los analistas que, celular en mano y gesticulando,paseaban ayer frenéticamente por el atestado hall central de la sede de la OPEPlo decía todo. Nada ha cambiado en los mercados del petróleo y la situaciónsigue igual, o peor, que antes.

Tal como se temía, la reacción al aumento de la producción en 800.000barriles de crudo diarios, anunciado anteayer aquí por el cartel petrolero,estuvo muy lejos de ser positiva. Ayer, el precio del petróleo no sólo nobajó, sino que volvió a dispararse, superando en Nueva York los 35 dólarespor barril (US$ 35,14), un nuevo récord desde la Guerra del Golfo. En Londres,en tanto, aunque en un primer momento la cotización descendió, poco despuésvolvió a subir y rozó los 34 dólares. Cifras inquietantes que anticipan un"otoño caliente" en este hemisferio, cada vez más asustado por elinvierno que se avecina y los pronósticos recesivos de los analistas máspesimistas.

El alza del precio del crudo confirmó la enorme decepción y escepticismo delos mercados ante el incremento de producción a partir del 1º de octubre,decidido por la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el terceroen lo que va del año, considerado "insuficiente".

"No estoy sorprendido por el alza del precio del crudo, ya que elaumento de la producción ha sido muy modesto y no tendrá efecto hastacomienzos de octubre", dijo Julian Lee, analista del Centro para Estudiosde Energía Global. "El precio bajará, pero no hay que esperar un nivel de25 dólares por barril, porque las reservas norteamericanas y europeas sonactualmente demasiado bajas e influyen negativamente sobre los precios",sostuvo por su parte Gary Ross, de Petroleum Industry Research Associates.

Preocupación

La nueva escalada de precios aumentó, también, la preocupación existenteen el seno de muchos gobiernos occidentales, sobre todo europeos, que temen quela suba repercuta en una futura inflación interna y ponga obstáculos a lareactivación de la economía mundial.

Aunque hablar de "psicosis" por una nueva crisis del petróleo esquizás exagerado, lo que sí se percibe es un miedo generalizado, como lodemuestran las marchas de protesta y los bloqueos de enfurecidos consumidoresque desde hace una semana azotan a varios países de Europa. Las palabras dichaspor el sonriente secretario de la OPEP, el nigeriano Rilwanu Lukman, que nodescartó que el cartel aumentara la producción antes de la próxima reuniónde noviembre "si los precios se salen nuevamente de control", tampocosirvieron para calmar las aguas.

En la declaración final de la concurridísima cumbre, considerada crucialpara frenar la escalada del crudo, la OPEP no sólo confirmó oficialmente que apartir del 1º de octubre aumentará su producción en 800.000 barriles diarios,sino que subrayó que lo seguirá haciendo en breve, si es necesario.

También volvió a exhortar a los gobiernos industrializados para que bajenlos impuestos que aplican a los productos derivados del petróleo. "Si lagente está protestando en Francia o en Inglaterra es porque les está diciendoa sus gobiernos que les están cobrando demasiados impuestos", dijo Lukman,como sacándose de encima presuntas culpas. "Si los países quieren ayudara sus propias industrias y ofrecerles una energía menos cara, deberían reducirsus impuestos; aunque no nos corresponde a nosotros decir lo que los gobiernosdeben hacer", agregó.

Más allá de la inquietud mundial por la falta de equilibrio en losmercados, para los señores del petró

Temas en esta nota