Estudia Machinea medidas para compensar la suba del gasoil

15deSeptiembrede2000a las08:55

Tras asumir que la suba del gasoil a nivel local es un hecho inevitable,aunque por ahora se lo esté posponiendo, el gobierno busca medidas paracompensar a los transportistas por temor a un paro generalizado del transportede cargas y de pasajeros, planteado en principio para el 30 de setiembre, quepodría paralizar al país.

Fuentes del Palacio de Hacienda dejaron trascender que el tema fue revisadoayer en una reunión entre el secretario de Hacienda, Mario Vicens, y la titularde Energía, Débora Giorgi. De ese encuentro surgieron versiones sobre rebajastransitorias en el Impuesto a la Transferencia de Combustibles (ITC) para elgasoil por un período transitorio, tal como vienen pidiendo las empresaspetroleras.

La versión fue rápidamente descartada por el ministro Machinea, quienjustificó su decisión de no tocar el Impuesto a los Combustibles en que sólopor ventas de gasoil, el fisco recauda 1.350 millones de dólares al año. Sinembargo, Machinea admitió que el gobierno estudia permitir al transporte decarga poder descontar lo que pagan por ITC (12 centavos por litro de gasoil) delImpuesto a la Renta Presunta.

Llamativamente, estas declaraciones formuladas en la CámaraArgentino-Británica comprometiendo que la Argentina «no se apartará en lospróximos años de la solvencia fiscal, la desregulación y una mayor apertura,generaron nuevos rumores.

Dicho de otra forma, la posibilidad de descontar el ITC del Impuesto a laRenta Presunta no conformará a los transportistas, por eso si el gobierno estápensando en tomar medidas, deberá optar por otras alternativas.

De algún modo arrinconado por esa realidad, Machinea llegó a decir que siel precio del petróleo se mantiene en 30 dólares por barril «no tiene quehaber aumentos», al tiempo que volvió a insistir con el conocido argumento deque se está estudiando «si hay suficiente competencia en la comercializaciónde las naftas».

Lo cierto es que a nivel internacional la perspectiva más optimista es queen las próximas semanas, el precio del crudo deje de subir y se estabiliceentre 33 y 34 dólares y que recién hacia mediados de noviembre podría rondarlos 30 dólares.

Con un valor del crudo de 33 a 34 dólares, los precios de los combustiblesnecesitan ajustes en la Argentina, sobre todo en el caso de las dos refinadorasque no producen petróleo, Shell y Esso. Expertos en el tema reconocen ademásque hoy el precio del gasoil en el mercado local está 16% por debajo de laparidad de la importación, con lo cual el ajuste es inevitable, sobre todoporque a medida que se acerque el invierno en el hemisferio norte, el preciointernacional de este subproducto subirá todavía más, y el desfasaje seacentuará.

Un hecho llamativo es que las petroleras todavía no aumentaron,presumiéndose que temen que una nueva suba del gasoil cree una situaciónsocial delicada. Puede especularse que la secretaria Giorgi le habrátransmitido a Vicens que las empresas no seguirán esperando indefinidamentepara aumentar el gasoil, lo que obligaría a estudiar opciones para bajar elimpacto sobre el transporte.

En medio de los rumores, alguien dijo que «se trata de sacar de un bolsillopara poner en otro», de modo que la recaudación permanezca igual. Esto llevóa pensar que se adelantaría la reducción del subsidio a los combustibles en laPatagonia, que está planteada en el presupuesto del 2001.

Además, esa versión se acentuó porque el gobierno anunciaría medidas paracontrolar la evasión la semana próxima, y los subsidios a los combustibles dela Patagonia se consideran uno de los mecanismos por los que más se pierderecaudación, debido a que toda la zona fronteriza va a abastecerse decombustibles a la región subsidiada.

Pero la reducción de las subvenciones a los combustibles en la regiónpatagónica generó, a su vez, una fuerte polémica política que obligó algabinete económico a p

Temas en esta nota