Productos brasileños son 30% más baratos que los argentinos

18deSeptiembrede2000a las08:43

Escribe Jorge G. Herrera

¿Se acelera la inflación en Brasil?, es el interrogante que plantea elmercado. Según cálculos de Carteco -el estudio de Miguel Angel Broda- elaumento de los precios mayoristas se comió ya 39% de la devaluación (que fuede 50%) del real en enero del ’99. Pese a ello, un informe pedido por el nuevosecretario de Industria, Javier Tizado, muestra que aún así los productosbrasileños son, en promedio, 30% más baratos que los argentinos.

Broda afirma que el COPOM (ente que define la política monetaria de Brasil)ha decidido dejar de bajar la tasa de interés, ante el panorama que muestrasobre todo el índice de precios al consumidor amplio (IPCA).

El aumento acumulado entre julio y agosto pasado es de 2,8 por ciento para elIPCA. Mientras que para el Indice General suma 4% y para los Mayoristas 5,1%.

De forma que los bienes brasileños reducen su ganancia de competitividadtras la devaluación respecto de sus pares argentinos.

En los últimos meses la inflación se aceleró en todo el espectro deprecios. «El 84 por ciento del aumento de la inflación acumulada de julio yagosto (+2,8%) se explica sobre todo por los reajustes en tarifas públicas,como combustibles, teléfonos y gas, y por el impacto del mal clima sobre elprecio de algunos alimentos. Ambos elementos son considerados factorestransitorios que no se repetirán en el tiempo», explica Carteco.

Por ejemplo, entre julio y agosto las naftas aumentaron 17,4 por ciento; losteléfonos 12 por ciento; la leche 22,6 por ciento; el alcohol 24,1 por ciento;el gas 12,4 por ciento; el pollo 18,5 por ciento; el transporte aéreo 19,2 porciento; mientras la carne y los planes de salud aumentaron 4,1 y 4,3 por cientorespectivamente.

Pérdida

Con estos datos Carteco estima que el poder adquisitivo del real en pesosdesde el momento de la devaluación, cayó 15% (se depreció) es decir que losbienes importados desde Brasil son 15% más baratos que los sustitutosargentinos. En términos de la apreciación del peso, el cálculo arroja unasuba de 17,6%. O sea, que los bienes argentinos perdieron competitividad con losbrasileños en esta magnitud. Broda señala que el actual real está másapreciado que el real del ’94. «Estimamos que el real seguirá apreciándosehasta fin de año», dijo el economista.

Estos números no le son ajenos al secretario de Industria, Javier Tizado,quien poco antes de asumir encargó a su gente un relevamiento «competitivo»con Brasil.

El trabajo al que accedió este diario demuestra que en promedio los bienesbrasileños son entre 20% y 30% más baratos que los argentinos. Sólo hay dosexcepciones: la leche y la harina de trigo.

Tizado tomó desde una muestra de bienes de consumo, de servicios, bienessemidurables, salarios y bienes durables.

Estos fueron los resultados:

Bienes de consumo: una gaseosa es 30% más barata en Brasil; un kilo de arroz26%; y un kilo de azúcar 24%. Sólo la lata de puré de tomate cuesta igual enambos lados de la frontera. Mientras que el litro de leche es más barato en laArgentina, 38%, y un kilo de harina de trigo 25%.

Servicios: el abono de teléfono particular es 43% más barato en Brasilmientras que el comercial lo es 63%. El litro de nafta cuesta más caro en laArgentina un 17% y el gasoil 34%. La consulta médica es 30% más barata enBrasil.

Electrodomésticos: los televisores son 27% más baratos en Brasil mientrasque las videocaseteras lo son 46%. Un lavarropas cuesta 13% más en la Argentinay una heladera 38%. Sólo las cocinas no muestran diferencias de costo.

Salarios: en general resultan entre 52% y 68% más baratos en Brasil.

Autos: los Fiat son entre 8 y 20% más baratos en Brasil, los Ford entre 18 y35%; Peugeot entre 9 y 19%; Renault entre 16 y 27%; y Volkswagen entre 15 y 26%.

Otros: una bolsa de cemento cuesta 10% más barata en

Temas en esta nota