El Gobierno endureció su posición

04deOctubrede2000a las08:50

De la Rúa volvió a descalificar la protesta; unos 1000 gendarmes apoyarána los camiones que no adhieran al reclamo

Los empresarios dicen que el paro tiene cada vez más adhesiones

Ayer hubo contactos entre las partes en conflicto, aunque no hubo acuerdo

Hoy volverán a negociar

En la ruta 9, a la altura de Lima, se instaló uno de los piquetes más durosde la provincia de Buenos Aires

Se endureció ayer el conflicto entre el Gobierno y los empresarios camionerosde la Confederación Nacional del Transporte Automotor (CNTA), debido a laintransigencia de los transportistas de aceptar las medidas que les ofrecieron yya comenzaron a verse las primeras señales de serios inconvenientes para laindustria.
Por ello, el Gobierno dispuso ayer movilizar 1000 gendarmes para garantizar elmovimiento en las rutas de los transportistas que no adhieren a la protesta.Casi la mitad de ese grupo se ubicará en la provincia de Buenos Aires, donde elparo, que es por tiempo indeterminado, se ha sentido con mayor intensidad.

En realidad, la Gendarmería está movilizada por los camioneros desde haceuna semana porque, ordenado por el presidente Fernando de la Rúa, los militaresiniciaron un plan de control de unidades extranjeras ilegales que podríanoperar en el país. El control de esta actividad ilegal había sido uno de losreclamos de los camioneros.

El Presidente ayer volvió a descalificar la protesta. "No hayjustificación para este paro, porque el Gobierno ha hecho los máximosesfuerzos para atender las demandas de los empresarios." El secretario deSeguridad Enrique Mathov tomó participación en el conflicto y recibió lasquejas de la industria.

"A todo aquel camionero que quiera transitar por las rutas de laprovincia de Buenos Aires, le va a ser garantizado el tránsito por medio de lasfuerzas mixtas de la Federal y bonaerense", dijo Mathov. Esa provincia esuna de las más afectadas por la medida de fuerza de los camioneros.

Los contactos entre el Gobierno y los camioneros se retomaron ayer, cuando elsecretario privado de Presidencia, Leonardo Aiello, visitó a los empresarios enel sindicato de choferes. El encuentro no duró más de media hora, porqueAiello llevó la misma propuesta por el principal reclamo de los camioneros: ungasoil a 45,9 centavos. Sin embargo, los empresarios dijeron no, e insisten enque la protesta se levanta "con un gasoil a 42 centavos y en elsurtidor", como explicó el presidente de la CNTA, Pedro Piermatei, a LaNación. Las negociaciones seguirán hoy.

Efectos de la protesta

Cada día que pasa en la protesta es mayor la afectación sobre las plantasindustriales y ya hay preocupación en la producción agropecuaria,especialmente los tambos, como se amplia por separado.

Lo que ocurre es que la situación en las rutas tiende a agravarse. Lospiquetes en las ciudades bonaerenses de Zárate (ruta 9) y Pergamino (ruta 8)frenan el tránsito desde el nordeste; también en Tandil, Azul y Cañuelas sefrena el paso de camiones y se registraron algunos incidentes en Buenos Aires,La Pampa y Entre Ríos.

Esto ha provocado, por ejemplo, que el mercado de Liniers ayer operara conapenas 97 cabezas (lo normal es 10.000) y hoy, directamente, no abriría suspuertas.

Respecto del tema carnes, el presidente de la Cámara de FrigoríficosRegionales de la provincia de Buenos Aires, Mario Ravettino, señaló que si elparo no se levanta para el viernes podría haber desabastecimiento el fin desemana. "Además del paro nos está complicando el clima, por las lluvias.No sólo no podemos trasladar hacienda para faena, sino también los cortes deplanta hacia el mercado interno y la exportación", señaló Ravettino.

También el titular de la Cámara Argentina de Supermercados, Juan Mirenna,advirtió sobre la falta de productos: "En este momento no hay síntomas dedesabastecimiento, pero el fin de

Temas en esta nota

    Cargando...