Recorte impositivo: ganadores, perdedores

25deOctubrede2000a las08:46

Escribe Adrián Biglieri

Las telecomunicaciones y la industria pesada que utiliza capital intensivocomo el sector de petróleo y gas, la siderurgia y la petroquímica, son losmás beneficiados con la modificación de la ley de IVA, que permite compensarlos créditos generados por nuevas inversiones con otros impuestos en los 12meses de su realización, o pedir la devolución a la AFIP en el caso que quedenmontos remanentes a su favor pasado ese tiempo. La construcción es otro de lossectores beneficiados con la modificación del IVA inversiones y en donde tienemucho que ver el tiempo de maduración del proyecto. Por ejemplo, laconstrucción de un edificio convencional lleva 2 años de duración promedio.Además es otro aliciente que se tendrá en cuenta a la hora de larenegociación de los peajes en cuanto a la inversión comprometida y la que senegocie a futuro por la extensión de contratos.

A su vez, los más aliviados financieramente con la rebaja de 5 puntos de laalícuota del impuesto a los intereses pagados a partir del 1 de enero del 2001y otros 2 puntos a partir del 1 de julio del año que viene, son aquellos conmayor nivel de deuda. En este segmento se encuentra la construcción, tambiénlos que pagan en promedio 10 puntos de tasa de interés respecto de las empresasde primera línea, como sucede con calzado, indumentaria, bienes de capital,maquinaria agrícola, metalúrgicos, madereros y la PyMEs en general.

Por otra parte, la industria automotriz sería la más afectada con lareducción de 3 puntos del arancel máximo externo común del Mercosur que hoyestá en 35%, siendo por ahora este tope el nivel de resguardo que tiene estesector.

Sin embargo, la preocupación que transmiten los sectores productivos tieneque ver con la intención del gobierno de continuar con la tendencia a la bajade aranceles, que por ahora sería a los bienes de capital (está en 12% yplantean rebajarlo a 10%), telecomunicaciones e informática, aunque nodescartan que pueda extenderse a otros sectores.

Paliativo

Salvo estos puntuales resguardos, en general las medidas fueron bien tomadaspor la industria, la construcción y el comercio. Mientras tanto el campo lasconsideró como un «paliativo».

Con respecto a la ampliación a 10 años del plazo durante el cual elimpuesto a la renta mínima presunta puede ser aplicado como pago a cuenta delImpuesto a las Ganancias, los empresarios continúan mostrándose en contra. Elproblema sigue siendo que aún con pérdidas tienen que seguir pagando.

En tal sentido en la Cámara Argentina de la Construcción aseguran que desdehace 4 años el sector «no tiene rentabilidad». Una queja similar se escuchótambién en los pasillos de la Unión Industrial Argentina.

Por eso para los «productivos» es irrelevante que les extiendan el plazo decompensación hasta 10 años, debido a que si no generan ganancias directamentevan a la quiebra. Recordemos que el impuesto a la renta mínima presunta se pagasobre los activos que tienen las empresas, tengan o no ganancias en elejercicio.

«La compensación con otros impuestos o la devolución, en los primeros docemeses, de los créditos fiscales del IVA pagado por las nuevas inversiones, esla medida más efectiva del paquete de anuncios», aseguró el economista yconsultor de empresas Rodolfo Beccarini en diálogo con Ambito Financiero.

Para Beccarini «parece advertirse la influencia del nuevo Secretario deIndustria, Javier Tizado, que proviene de la siderurgia, que es un sector quedebe realizar inversiones muy costosas».

En tal sentido, el especialista sostuvo que «Tizado sabe por experienciapropia cómo influye negativamente en las decisiones de inversión el temaimpositivo».

Asegura que con esta medida «no sólo se beneficiarán las industriaspesadas y de capital intensivo, que realizaron inversiones en los últimos añoscomo la metalúrgica, la automotriz, la pet

Temas en esta nota

    Cargando...