De la Rúa es un presidente para los domingos a la tarde

03deNoviembrede2000a las08:49

Duro diagnóstico del economista

El analista norteamericano dijo que el Gobierno no genera confianza

Afirmó que un blindaje financiero es insuficiente

Vino a lanzar un fondo de inversión, en sociedad con IRSA

Esta vez, Rudi Dornbusch vino al país en calidad de hombre de negocios, peroen diálogo con La Nación se refirió a la economía y la política.

-¿Qué medidas debería tomar el Gobierno para sacar la economía delestancamiento?

-El principal problema de la Argentina es de confianza. No hay una lista detres cosas que usted pueda hacer para que todo ande bien; el número de medidasnecesarias es muy grande. Cada una de ellas es un pedazo de la solución; elmayor de todos es la confianza y este gobierno fracasó en generarla.

-¿Qué puede hacer ahora para recuperarla?

-Tiene que poner a alguien que transmita confianza al frente de la economía,pero De la Rúa es inefectivo. Debería preguntarse cómo lograrlo. Comoextranjero no tengo sugerencias; las estoy esperando.

-Hay economistas que proponen reemplazar a José Luis Machinea por DomingoCavallo.

-De la Rúa tiene que decidirse a dar un muy importante mandato a alguien enel manejo de la economía. Ese es el gran tema. Una vez que se decida está lacuestión de quién sería el mejor. Con un mandato incuestionable, Machineasería mucho más efectivo y Cavallo podría hacer milagros, pero también hayotras personas. Siempre mencioné a Ricardo López Murphy, pero no quiero hacercomentarios sobre la gente, sino decir que la historia enseña que tiene quehaber un gran mandato. Sin él, ni Cavallo ni nadie puede hacer nada.

-¿Por qué De la Rúa no lo hace?

-No es su estilo. Es un buen presidente para los domingos a la tarde, no parauna situación que es dramáticamente difícil. El domingo a la tarde todossomos más tolerantes y no hay demasiados problemas para resolver.

-Al país le pidieron achicar el déficit fiscal y hacer reformaseconómicas.En parte se hizo, pero los inversores están insatisfechos. ¿Porqué?

-La gente necesita ver crecimiento para confiar. De ahí que los inversorespuedan venir y decir "tienen que hacer más". Lo que pasó es que elcontexto mundial cambió y en la dirección más desfavorable para la Argentina.Por eso la demanda de que se "haga algo" aumenta. Pero es tambiénimportante no responder ciegamente a todos los pedidos. Subir impuestos fue unaidea realmente mala. ¿Hay lugar en el sector público para cortar el gasto?Estaría sorprendido si no lo hubiera. Pero esta es una economía que necesitacrecimiento, entonces la primera cosa es no insistir con la restricciónpresupuestaria. La prioridad es abrir oportunidades de inversión y proyectarconfianza.

-El Gobierno ahora hizo una rebaja de impuestos.

-Las pequeñas cosas no harán la diferencia. Es verdad que el Gobierno puedemostrar que hizo esto y lo otro, pero la gente responde: "tienen queconvencerme". Los argentinos están preocupados porque el país no crece. Ylos inversores son los primeros en oler esto. Si ven que ustedes no sonoptimistas porqué habrían de serlo ellos.

-¿El país necesita del FMI un gran préstamo "blindaje"?

-No resuelve la cuestión del crecimiento. Si la Argentina crece todo elmundo estará feliz de invertir aquí y a nadie le importará el déficit delpresupuesto. Si no lo hace, dirán que la deuda es alta. El crédito del FMI esuna buena cosa, pero ese dinero no hará la diferencia si las cosas no mejoran.

-¿Puede el país desatar una crisis como la de Brasil en 1999?

-Por supuesto, simplemente porque tiene grandes requerimientos financieros.Usted puede decir que cumplirá con el próximo compromiso, pero siempre vieneuno después. Si uno vive con esa necesidad financiera, se vive al día. Siempreestá presente la pregunta ¿Cómo lo haremos la próxima

Temas en esta nota