Soja: estiman una cosecha récord, pero con flojos precios de comercialización

06deNoviembrede2000a las08:25

La campaña 2000/01 de soja, que dejaría un récord de cosecha cercano a los25 millones de toneladas, presenta un horizonte comprometido en lascotizaciones, provocado por la menor demanda mundial del grano. Mientras losproductores argentinos apostaron en este ciclo agrícola a la siembra de laoleaginosa, en detrimento del girasol, impulsados por las mejores perspectivasque se presentaban a futuro para la soja, jugaron en contra la volatilidad delos mercados y el retroceso en el interés comprador internacional,especialmente de China, donde la postura pasa por reducir los índices demolienda proyectados para este año y el próximo.

Si bien la merma en la productividad mundial hubiera beneficiado a laArgentina para salir con sus excedentes a ganar espacios en la demanda externa,los cambios introducidos en la estrategia comercial del principal paísasiático aparecen como un fuerte impedimento para cumplir con esas metas.

Asimismo, otro de los factores que obstaculizan las expectativas exportadorasestá dado por la desvalorización del euro frente al dólar, que complica lascolocaciones externas argentinas, encareciendo, por ejemplo, la harina de sojapara el mercado europeo. Analistas de plaza, como Pablo Andreani o RicardoBaccarín consideraron que frente al escenario que se presenta para lacomercialización sojera sudamericana, la actitud asumida por los productoresresulta positiva, respecto de posicionarse en coberturas de precios a futurocomo medida de prevención para evitar mayor crisis de rentabilidad a la hora deembarcar la siembra de los cultivos de verano.

El mercado y el panorama se presentan desfavorables, indicaron los analistasdel circuito granario local y lejos de marcar tendencias reactivadoras para losprecios, la mayor oferta sudamericana de la oleaginosa hace prever unaprofundización de la caída en las cotizaciones del grano, que para mayo/2001ronda los 159 dólares por tonelada FOB.

Las perspectivas desalentadoras llegan al sector de producción primariacuando ya se encararon los planteos agrícolas de esta campaña, marcando unafuerte diferencia con las del ciclo anterior.

En ese contexto, la cobertura de riesgos y el posicionamiento en los mercadosde futuros, antes de que avance la siembra, aparecen como los instrumentosfinancieros más convenientes para el sector productivo, de acuerdo con lasproyecciones elaboradas por los principales referentes del comercio agrícolanacional.

Girasol: se trillará el volumen más bajo en seis campañas

La siembra de girasol de este ciclo se redujo en alrededor del 30 por ciento,respecto del anterior, y el volumen de cosecha que se espera resultará el másbajo de los últimos seis años, ya que dejará una zafra global de entre 4,3 y4,5 millones de toneladas.

Las estimaciones de la Secretaría de Agricultura, difundidas hace pocosdías, dan cuenta de una proyección de siembra de sólo 2,68 millones dehectáreas, frente a los 3,6 que se implantaron durante el período 1999/2000,la más reducida desde la campaña 1993/94.

Además, y considerando las condiciones climáticas adversas en las que seestá desenvolviendo el cultivo de la oleaginosa en el país, no son pocos losanalistas de mercados que sostienen que el volumen final de zafra podríareducirse, sobre los guarismos estimados por la cartera agropecuaria nacional.

Si bien hasta hace quince días sólo se llevaba sembrado alrededor del 16por ciento de las intenciones previstas para este ciclo agrícola, contrastadocon más del 30 por ciento que se había implantado a igual fecha del añopasado, tanto especialistas del sector privado como del oficial señalaron comoaltamente improbable que se mejoren las cifras estimadas al inicio de estacampaña.

Considerando sólo ese retraso en el implante del grano, la oferta final degirasol de este ciclo podría recortarse aún más, cayendo por debajo de los4

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota