Sin cambio de rumbo no habrá mejoras

06deNoviembrede2000a las09:23

El ministro de Economía bonaerense dijo que la provincia cumplirá con elgasto previsto, pero admitió que hay problemas

La recaudación cayó un 2,5 por ciento respecto del ejercicio anterior

La oposición habla de ineficiencia administrativa

Descartó la desactivación de programas sociales

LA PLATA.- El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, JorgeSarghini, advirtió que, "sin un cambio de rumbo por parte del gobiernonacional, no habrá mejoras en los ingresos bonaerenses" ,y adjudicó laprincipal responsabilidad de la caída tributaria "a las malas políticasdel gobierno nacional, que prolongan la recesión".

Lo hizo durante una entrevista concedida a La Nación, en la que analizó elmagro resultado de la recaudación de impuestos provinciales, que en términosglobales cayó un 2,5 por ciento respecto del último ejercicio (tomando elacumulado de los primeros diez meses).

Sarghini, que en estos días retoca los últimos detalles del presupuesto2001 que enviará en dos semanas a la Legislatura provincial, relativizó loscuestionamientos de la oposición, desde la cual se comparó la evolución de larecaudación nacional con la caída de los ingresos tributarios bonaerenses.

"Los sistemas no son comparables en forma parcial, entre otras cosas,porque nosotros modificamos nuestras fechas de vencimiento", sostuvo elministro, aunque acotó que, "si cotejáramos los resultados restando elefecto de la moratoria y del aumento de impuestos, veríamos que la recaudaciónnacional cayó un 3,6%, mientras que la bonaerense disminuyó un 3,3 porciento", dijo.

-¿El gobierno nacional es el responsable de la caída en la recaudaciónbonaerense?

-Por su estructura económica y social, la provincia copia la marcha delproceso económico nacional. El panorama de estancamiento y recesión, sumado alaumento de los índices de desempleo y el consecuente crecimiento de lasdemandas sociales, repercute fuertemente en nuestra recaudación, porque laprovincia financia un porcentaje importante de su gasto con ingresos propios;entonces, cuando hay caída del nivel de actividad, estamos en problemas ytenemos menos capacidad de respuesta que en los períodos en los que laeconomía crece. Por eso insistimos en que no hay forma de resolver lascuestiones de orden fiscal si no se resuelve, previamente, la cuestióneconómica con una política diferente. Lo que ocurrió con el impuesto sobrelos ingresos brutos es un claro ejemplo de lo que digo. En los diez primerosmeses del año, ingresos brutos disminuyó un 1,9 por ciento, pero, si separamoslos grandes contribuyentes, vemos que ellos tributaron lo mismo que el añoanterior, en cambio, se observa una disminución significativa en los aportantespequeños y medianos.

-¿Cómo se afronta la desfinanciación que significa esta caída derecaudación, ante un cálculo presupuestario que estimó un aumento de losingresos tributarios del orden del 5,9 por ciento durante 2000?

-En primer lugar hay que aclarar que la provincia va a cumplir con el nivelde gastos previstos. Con esto quiero decir que en el panorama bonaerensetenemos: igual nivel de gastos, menor recaudación y una reducción del déficitdel 20 por ciento, mayor que la prevista. Esto se resuelve, también, a partirdel financiamiento adicional que le permite el Fondo Fiduciario de RealizaciónAnticipada de Activos, aprobado por la Legislatura como parte del Acuerdo Fiscalfirmado con la Nación.

-¿Pero habrá cosas que dejarán de hacerse?

-Bueno, cumplir con lo presupuestado es cumplir con todo lo que noscomprometimos. Es cierto que hubo un menor nivel de inversión que en 1999, peroesto estaba previsto. Así y todo, mantuvimos los programas sociales, aumentamoslos planes de empleo y hubo una fuerte reducción en la estructuraadministrativa y en el gasto de esa estructura.

-La oposición habla de ineficiencia en la gestión

Temas en esta nota