El FMI doblará su presión por el ajuste provincial

13deNoviembrede2000a las08:17

Es la principal exigencia del organismo para otorgar un paquete de ayudaextraordinario

El ministro Machinea cerró los detalles en una charla con el número dosdel organismo, Stanley Fischer

El Gobierno dice que todavía no está acordado el monto del préstamo

WASHINGTON (De un enviado especial).- Tanto en las negociaciones quesostuvieron en esta ciudad la semana última con el secretario de Hacienda,Mario Vicens, como con el secretario de Finanzas, Daniel Marx, que hoy vuelve alpaís, los funcionarios del Fondo Monetario Internacional transmitieron unmensaje claro: para dar luz verde al blindaje financiero a la Argentina, esnecesario que el Gobierno convenza a las provincias de que firmen un pacto paracongelar el gasto público primario por cinco años (de lo que se informa en lasección Política, Pág. 5).

Así se lo dijo ayer a La Nación una altísima fuente del Ministerio deEconomía, que además subrayó que los organismos multilaterales de crédito-FMI, Banco Mundial y BID- esperan que el resto de los anuncios hechos por elpresidente Fernando de la Rúa el viernes último también sean aprobados por elCongreso como condición para prestar dinero.

La fuente reveló que el ministro José Luis Machinea dio ayer las últimaspuntadas al paquete de ayuda en una charla con el número dos del Fondo, StanleyFischer. Este dato y el hecho de que Vicens y Marx hayan finalizado susgestiones aquí para regresar a Buenos Aires parecen reforzar la hipótesis deque el "superpréstamo" ya está listo, pese a que el Gobierno aún noquiere dar cifras (se especuló en principio con un total de US$ 20.000millones, de los que 12.500 millones provendrían del FMI, el BM y el BID)."Van a pasar muchos días para que se sepa cuál es el monto", afirmóayer Marx.

Pero en Buenos Aires, el funcionario que habló con La Nación lo contradijo:"Entre el miércoles y el jueves estará el blindaje". De esta formase refuerza la hipótesis de muchos analistas que creen que el oficialismo ahorabusca "asustar" a los gobernadores con la posibilidad de que la ayudase frustre por culpa de ellos.

Inquietud

El tema es clave, a tal punto que los detalles del principio de acuerdoalcanzado ayer con el justicialismo (condicionado a la satisfacción de ciertosreclamos) fueron traídos a la mesa de diálogo en esta ciudad. Representantesde los organismos de crédito manifestaron su inquietud por algunoscondicionamientos que planteó el justicialismo, principalmente al proyecto depresupuesto 2001.

Es que sobre la base de esta iniciativa y de las medidas económicasanunciadas el viernes último en la Argentina, los negociadores del apoyofinanciero internacional hicieron proyecciones para determinar el déficitfiscal del próximo año y otras variables que influirán para determinar elmonto del préstamo y las condiciones de la nueva carta de intención quedeberán firmar el gobierno nacional y el FMI en los albores del veranoentrante.

Indefiniciones

En la delegación argentina no se descartó que el paquete de ayuda pudieseser menor que los US$12.500 millones que se estimaron en las últimas horas.Pero esto no sólo depende de la decisión que finalmente tomen los organismoscrediticios, una vez que hayan sopesado aquellas proyecciones, sino del monto delos préstamos y de las facilidades que la gestión argentina consiga de losbancos y las AFJP, las otras patas de la mentada ayuda financiera.

Las expectativas al respecto son de entre 7000 y 8000 millones de dólares.Banqueros y directivos de AFJP consultados ayer por este diario dijeron quefalta definir los mecanismos para la colocación de deuda que ellos absorberány superar algunas dificultades legales, pero que "la plata va aestar".

En la delegación que encabezó Marx primaba la convicción de que losanuncios de hace 72 horas seguirán repercutiendo favorablemente en losmerca

Temas en esta nota