Podría haber retención. Clima adverso para la hacienda gorda

Por
14deNoviembrede2000a las08:27

C. FEDERAL.- La situación creada en el oeste y noroeste de Buenos Aires,provocada por el anegamiento de los campos, volvió a complicar las cargas dehacienda programadas para esta semana y se reflejó en los ingresos de vacunosque computaron ayer el Mercado de Liniers.

Las dificultades que se están presentando en la región llegan precisamentecuando el aumento de la oferta se había hecho sentir en los precios, pero laprimavera tropical volvió a complicar la situación del oeste de Buenos Aires,destaca el informe semanal referido al mercado de hacienda gorda difundido porel especialista José Manuel Díaz Herrera.

Frente a ese panorama, los compradores que no recibieron la hacienda en formadirecta recalaron en el ente concentrador para cubrir el abasto de su faena y lacompetencia se vio reflejada en los valores. El analista puntualizó tambiénque las inundaciones que afectan el oeste y noroeste bonaerense provocarán"cierta retención" de animales gordos, ya terminados para sucomercialización.

En ese contexto, remarcó que "además de no recibir reposición, laplata para hacer la siembra de granos gruesos va a ser menos necesaria",debido a la imposibilidad de sembrar en cientos de hectáreas que presentanfuertes excedentes hídricos.

Se destaca, asimismo que desde agosto de este año hasta hoy, la serie defenómenos que ocurrieron fueron en su mayoría causas de retención delnovillo, entre las que menciona la falta de oferta de terneros, imposibilidad derecibir los ya comprados -por los controles aftósicos-; problemas de cargas porlluvias y muy buena salida del invierno para las pasturas y verdeos, entre otrosconceptos.

El especialista precisa que "especialmente" se presentó unasituación de buenos precios, algo que se transforma en argumento sólido paraque los productores retengan animales.

Esta actitud se vuelve a repetir, ya que con buenos valores todos tratan de"aguantar, y a la tercera o cuarta semana de caída de precios aparecennovillos hasta debajo de las piedras", subrayó. La situación no hace másque acentuar los extremos, debido a que cuando no hay hacienda se retienenanimales y se presiona a la suba en las cotizaciones, mientras que cuando bajanlos valores, se produce un exceso de oferta que transforma ese dato en"derrumbe y quebranto", explicó. (DyN)

Temas en esta nota