Estados Unidos respaldó el paquete de ayuda del FMI

14deNoviembrede2000a las09:14

No obstante, no colaborará directamente con el rescate financiero quedemanda el país

El secretario del Tesoro, Larry Summers, emitió ayer un comunicado de avalal superpréstamo

A diferencia de lo que ocurrió anteriormente con Brasil y México, EE.UU. noaportará fondos

WASHINGTON.- El secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Larry Summers,emitió anoche un comunicado de respaldo al paquete de ayuda especial que laArgentina está negociando con el Fondo Monetario Internacional, el BancoMundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pero en la mismadeclaración descarta -al menos por ahora- una colaboración directa de su paísal llamado "blindaje" financiero.

"Le damos la bienvenida a la iniciativa de las autoridades argentinas detrabajar con el FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollopara fortalecer el marco económico", dice el primer párrafo delcomunicado.

"En este contexto, estamos preparados para respaldar un programa deincremento de la asistencia financiera por parte de esas instituciones, con elobjetivo de promover el crecimiento económico en la Argentina y mejorar suacceso al mercado de capitales", termina.

De ese modo escueto, Summers expresó su respaldo a las medidas que anuncióel presidente Fernando de la Rúa el viernes último para obtener el paquetefinanciera de los organismos internacionales.

Pero de manera implícita, según explicó un funcionario del Tesoro,también descartó las versiones que circulaban sobre una eventualparticipación norteamericana en el paquete, como sucedió por ejemplo cuando elFMI asistió a México en 1994 y luego a Brasil, en 1999. De los US$ 41.500millones que obtuvo Brasil, 5000 millones salieron del fondo de estabilizacióncambiaria del Tesoro de los Estados Unidos (Exchange Stabilization Fund). Segúnlas leyes norteamericanas, es un fondo que se puede utilizar como garantía delíneas de créditos por un plazo de seis meses, que el presidente de losEstados Unidos puede extender si invoca razones excepcionales.

Bill Clinton, según fuentes del gobierno argentino, se comunicó con De laRúa el fin de semana para dar su apoyo. Durante la primera visita oficial de Dela Rúa a los Estados Unidos, Clinton respaldó el ajuste que aplicó elPresidente en sus primeros meses de gobierno para reducir el déficit fiscal.

Daniel Marx, secretario de Finanzas de la Argentina y principal negociadordel paquete de ayuda, conoce desde hace tiempo a Larry Summers, y aprovechóhace pocas semanas un viaje que compartieron en avión para conseguir elrespaldo de los Estados Unidos a la estrategia de nuestro país.

Summers, según dejaron trascender fuentes oficiales en Washington, le dejóentender entonces que no podía contar con una participación directa de losEstados Unidos. Argumentó en esa oportunidad que los criterios para disponerdel denominado fondo de estabilización cambiaria son mucho más estrictos ahoraque cuando estalló la crisis brasileña.

El otro problema tiene que ver con el fin de la administración del gobiernoactual. Bill Clinton tiene mandato hasta el 10 de enero, y en las pocas semanasque faltan hasta esa fecha, con toda la incertidumbre que rodea la elección delsucesor, no tiene mucho margen político de maniobra.

De todas maneras, está claro que el Fondo Monetario Internacional no habríaavanzado de ningún modo sin el respaldo explícito de los Estados Unidos,aunque por ahora es limitado su poder dentro de los organismos internacionales.

Una lectura posible es que la situación actual de la Argentina no genera unadesconfianza absoluta entre los funcionarios norteamericanos. La decisión deSummers refleja la convicción de que los sobresaltos no amenazan en estainstancia con producir una crisis sistémica por contagio, el cuadro querequiere el sistema de estabilización cambiaria para ser aplicado.

Un alto funcionario del FMI h

Temas en esta nota