Brasil rebajó su pronóstico de crecimiento para el próximo año

20deNoviembrede2000a las08:22

La estimación fue realizada por el presidente del Banco Central, ArminioFraga

El funcionario también atribuyó el retroceso de las expectativas alincremento del precio del petróleo

En lo que va del año ya creció un 3,89 por ciento

BRASILIA (Reuters).- El presidente del Banco Central de Brasil, ArminioFraga, rebajó su pronóstico de crecimiento económico para el 2001 a entre 4,0y 4,5 por ciento, de un previo 5 por ciento, a causa de los problemaseconómicos de la Argentina y los altos precios del petróleo.

En una entrevista periodística publicada ayer, Fraga manifestó que era pocoprobable que los operadores de la política monetaria rebajaran las tasas deinterés en una reunión ordinaria mensual del Banco Central brasileñoprogramada para pasado mañana.

"Estamos en un ambiente de vientos en contra (de la reducción deintereses) y por esta razón el proceso se ha detenido un poco", declaróFraga al diario O'Globo.

El funcionario señaló que, en los pasados seis meses, la recuperación enlas principales economías de América latina ha sido frenada por los crecientesprecios del petróleo, los problemas en la Argentina y la volatilidad en losmercados locales de acciones y monedas.

Las proyecciones han caído como resultado de esto, resumió el titular delBanco Central.

"Para el próximo año he reducido mis expectativas. Pensaba que podíaser más de 5 por ciento. Mi opinión ha cambiado. Estamos trabajando con 4,5por ciento. Si la situación no mejora, 4 por ciento", dijo.

El estatal Instituto Nacional de Estadísticas de Brasil informó el viernesúltimo que el crecimiento en los primeros nueve meses de este año habíallegado al 3,89 por ciento, su nivel más alto para el período desde 1995.

Fraga consideró que, como la economía no mostraba signos de"enfriamiento", Brasil podría alcanzar todavía un crecimiento del 4por ciento este año, como proyectó el gobierno de Fernando Henrique Cardoso.

Ese alto crecimiento ha impresionado a los analistas, quienes han seguido decerca la rápida recuperación de Brasil tras el colapso monetario de 1999.

Pero Fraga, muy reconocido por restablecer la confianza de los inversionistasen Brasil, dijo que él había esperado una recuperación incluso más rápida.

"Queríamos tener un éxito más exuberante sobre la crisis, pero éstaes la realidad", admitió el funcionario.

Fraga dijo que confiaba en que los financieros internacionales ayudarán a laArgentina a salir de sus aflicciones económicas, aunque advirtió que losproblemas del otro gran país sudamericano continuarían probablemente hastabien entrado el 2001.

"No veo momentos placenteros para la economía de la Argentina en elpróximo año. Va a ser una salida dolorosa, pero es lo único disponible",sentenció. Añadió que la comunidad crediticia internacional deberíarespaldar a la Argentina, especialmente considerando sus altas tasas decrecimiento que en la última década promediaron más de 4 por ciento.

Las instituciones de crédito deberían tener los fondos disponibles para laArgentina después que los países receptores de paquetes de ayuda por la crisisde los mercados emergentes de la última década devuelvan sus préstamos."Los organismos que dieron préstamos a Brasil, Corea y México ya hanrecibido la devolución. Tienen recursos que dar a la Argentina", dijoFraga.

Sin riesgo

Al tiempo, en su informe semanal distribuido ayer, la Fundación Capital, queencabeza el economista Martín Redrado, sostiene que el deslizamiento cambiarioque se viene produciendo en Brasil no afectará a nuestro país.

"El sistema cambiario brasileño, con su flotación de la moneda, nodeja de ser un riesgo para la Argentina, respecto de la evolución de preciosrelativos, con el consiguiente peligro de conflict

Temas en esta nota