El seguro agrícola se abre paso, aunque le falta un largo camino

24deNoviembrede2000a las09:20

Escribe Daniel Raffo

En la última década, el campo argentino dio un salto cualitativo enorme conla masiva incorporación de tecnología de punta a sus sistemas de producción.El cambio le permitió levar l promedio de sus cosechas anuales por encima delas 60 mil toneladas. Para la actual campaña, sin ir más lejos, a pesar de lasdificultades económicas que arrasan al sector, se proyecta una producción de64,2 millones de toneladas, que constituiría la segunda cosecha más voluminosade la historia agrícola del país.

Pero los crecimientos siempre llegan cargados de desafíos. Estudiosrealizados por las asociaciones de productores indican que con la nuevatecnología se duplicó el monto de las inversiones requeridas para eldesarrollo de los cultivos anuales y que, si bien son considerablemente mayoreslos rindes obtenidos, las oscilaciones de los precios internacionales y lasadversidades climáticas locales los dejan librados a mayores pérdidas. Elaumento del riesgo se contabiliza como una de las causas que incrementan losquebrantos, quitan rentabilidad y tornan financieramente más vulnerables a lasempresas rurales. En contrapartida, no avanzaron los mecanismos de prevención.Aunque la siembra directa, la agricultura de precisión, la aplicación deagroquímicos o la implantación de variedades transgénicas anticipen elfuturo, en materia de seguros agrícolas, el campo sigue atrapado por lascontingencias del pasado.

Sobre los 26 millones de hectáreas que se cultivan anualmente en el país,sólo dos millones están aseguradas. Esto equivale al 8% de la producciónagrícola nacional, lo cual nos ubica muy por debajo de la cobertura del 35% quetienen Estados Unidos, del 40% de España o del 30% de Canadá , comentó aAmbito Agropecuario, Oscar Nava, director de Agricultura del Ministerio deAgricultura, Ganadería y Alimentación de la provincia de Buenos Aires,mien-tras ultimaba los preparativos del VI Congreso Internacional del S guroAgropecuario que, bajo el título de Nuevas tendencias mundiales - El desafío screcer , se realizó entre l 14 y el 17 del corriente en el Holiday Inn delAbasto.

Nuestra intención es instalar en el conocimiento del productor la opcióndel seguro agropecuario y contribuir al desarrollo de nuevos servicios acordescon las necesidades de la empresa rural , señaló Nava al definir los objetivosdel Congreso organizado conjuntamente por la Secretaría de Agricultura,Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagpya), el Banco de la Provincia y ProvinciaSeguros, que contó con el auspicio de laAsociación Latinoamericana para elDesarrollo del Seguro Agropecuario (Alasa).

También, insistir en que el seguro de riesgo debe complementarse con lacobertura de precios en el mercado de futuros para ser realmente efectiva ,agregó el funcionario.

La difusión parece imprescindible para un mercado que facturó 46 millonesde pesos al cierre del jercicio anual en junio pasado , s gún Juana Tocci,coordinadora de la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA) de la Sagpya. La sumaresulta exigua para una operatoria que, en opinión de la misma funcionaria,podría llegar a los 120/150 millones de pesos anuales si participara el 50% dela producción y que Ernesto Ambrosetti, director del Centro de EstudiosEconómicos de la Sociedad Rural Argentina hace trepar a los 300 millones depesos considerando la expansión de la agricultura hasta el año 2008 .

El 70% de los contratos contabilizados fue de seguros contra granizo, y lacasi totalidad del 30% restante correspondió a los seguros multirriesgo, quesumaron 7,5 millones de pesos en el año. La participación de la ganadería esmínima, 0,81% de las pólizas, ya que las compañías no tienen ofertas para elsector y se limitan a asegurar reproductores. Pero tampoco hay coberturas parala forestación, a pesar de su gran crecimiento, ni propuestas atractivas parafruticultura u horticultura , agr gó Ambroset

Temas en esta nota