Y los sueños, sueños son...

27deNoviembrede2000a las15:24

Distando de hacer una interpretación peyorativa de esta frase, mediante lacual muchos tal vez han minimizado el concepto y la importancia de los sueños,vengo acá a hacer una lectura reivindicadora de los mismos.
Por qué digo esto??

Por que parece que por estas latitudes ya no nos quedan más sueños porvivir, por realizar. Hablo de esos sueños que se transforman en motor a partirdel cual hacemos las cosas más relevantes de nuestra vida.

Esos sueños que, siendo meta, nos supieron llevar por caminos que nopensábamos que podíamos transitar, y que gracias a los cuales conocimos nuevashabilidades y descubrimos potencialidades que creíamos no tener.
Hace unos tiempito tuve la ocasión de concurrir a la reunión organizada por lagente de la empresa El Tejar (Saladillo, Pcia. de Buenos Aires).

La misma constaba de una mañana de interesantes charlas y luego, a la tardese hizo (bajo una lluvia pertinaz, y con la edificante poca deserción departicipantes) una recorrida de cuatro estaciones en el campo.

Les cuento que durante las charlas de la mañana, dos disertantes incluyerona lo sueños en sus alocuciones.

Uno fue el Ing Oscar Alvarado, responsable de la empresa El Tejar, quien,cuando presentó la misma, comenzó diciendo que era el fruto del sueño de supadre y otro miembro más del CREA Roque Pérez.

Un sueño que consistió en crear una empresa agropecuaria pensando en losnietos, que pueda proyectarse 100-200 años mas adelante.

Movidos por este impulso, motivados por esta idea, no pararon hasta darleforma, y casi con emoción me remito y no puedo describirle del todo lo quesentí en esas recorridas a campo.

Con el asesoramiento de profesionales de primera línea, que (doy fe, losconozco personalmente) aman lo que hacen, lograron transformar en unos años unlindo campo de cría en un establecimiento mixto, donde, además de producirexcelentes novillos y gracias a la tecnología de siembra directa, se aprovechansuelos con aptitud agrícola hasta el límite de planificar y hacer trigos que,se espera, rindan 70 qq/ha (no es un error de tipeo, 70 qq/ha).

No quiero irme en descripciones de las técnicas empleadas, pero paranombrar las más sobresalientes me remito a :
Siembra directa
Rejuvenecimiento de pasturas
Genética y manejo de cultivos de avanzada.
Por enumerar otras características de esta empresa hablemos de la escala queconsiguieron, de las alianzas que supieron hacer, de la adrenalina y energíapuesta en juego al vender sus productos, de la excelente planificación ycontrol desde lo administrativo, del buen grupo de trabajo que armaron.

Y todo gracias a qué?
A un sueño. (No, la gente de El Tejar no es extraterrestre, es más, gracias aDios, hay muchos como ellos)

Estamos en una época donde los sueños, esos que nos hacían sonreír pero ala vez dar todo de nosostros, escasean.

Nuestro país agoniza, agoniza porque faltan dirigentes con capacidad desoñar y transmitir dicho sueño al resto de la gente (el señor Daniel Miróhizo referencia a este punto).

Pero no permitamos que la apatía y la desesperanza minen nuestra innatacapacidad de soñar.
Los sueños son motores y meta, son chispa y luz.

Me fui sumamente contenta, porque sentí que todavía hay esperanza.

No permitamos que nadie ni nada nos quite nuestro derecho propio.

Si el país en este momento no nos ofrece un sueño colectivo, comencemos porcrearlo nosotros.

Tal vez la suma de todos nuestros sueños particulares, basados en el biencomún, haga de éste el país que queremos (aunque a veces parezca que no).

Me gustaría ver todos los establecimientos agropecuarios, como mínimo,aprovechando a pleno sus potencialidades, a todos los empresarios con una metade renta, y cubriendo en el término su cosecha para obtenerla.

Las reglas de juego que nos tocan, NO son las mismas que las de nuestrospadres y/o abuelo

Temas en esta nota