Vuelven a gravar la renta financiera de empresas

Por
28deNoviembrede2000a las08:53

Esa renta se tomará en cuenta para el cálculo del Impuesto a las Ganancias· El Gobierno lo hace a cambio de eliminar el tributo que se aplica sobre losintereses de créditos de las empresas

La renta financiera que obtengan las empresas volverá a estar alcanzada porel Impuesto a las Ganancias si prospera en el Congreso un proyecto de ley queenvió ayer el Gobierno.

El anuncio lo hizo el secretario de Hacienda, Mario Vicens. Dijo que es partede los cambios en la estructura fiscal que el Gobierno quiere ofrecerle alsector empresarial para incentivar las inversiones.

La lógica de estos cambios es que las empresas ahora quedan obligadas apagar Ganancias con una alícuota del 35% por cada peso que obtengan como rentafinanciera. Pero, al mismo tiempo, se les permitirá que descarguen de la baseimponible de Ganancias la totalidad del dinero pagado en cada ejercicio enconcepto de intereses por el endeudamiento tomado.

Esta nueva modificación impositiva busca además igualar el tratamiento dela renta que las empresas obtienen por plazos fijos y otro tipo de colocacionescon la renta que se obtiene por invertir en títulos públicos, que sí ya estáalcanzada por el Impuesto a las Ganancias.

La idea de Economía es retrotraer el tratamiento impositivo de esos activosal 31 de diciembre de 1998, es decir, justo antes de que empezara a regir elimpuesto al endeudamiento empresario, que ahora empezará a reducirsegradualmente hasta su eliminación definitiva, en julio de 2002.

Este impuesto le arrimó al Fisco, este año, 900 millones de pesos. Sueliminación gradual le restará ingresos por 350 millones en el Presupuesto2001. A pesar de semejante agujero, en épocas de estrechez fiscal igual elGobierno decidió desprenderse del impuesto al endeudamiento, como parte de suabandono de una política donde, hasta ahora, prevaleció la búsqueda delequilibrio de las cuentas públicas a cualquier precio.

La contrarreforma

El impuesto al endeudamiento empresario fue obra de Roque Fernández, comoparte de la reforma tributaria que empezó a regir en enero de 1999.

Cuando esa reforma se pensó, a mediados de 1998, en el país se discutía sila economía estaba en peligro de "recalentamiento".

Además, Roque Fernández sospechaba que muchas empresas inventabanautopréstamos para que creciera artificialmente el endeudamiento y losintereses pagados, para así reducir el pago de Ganancias.

Por eso impuso una alícuota del 15% sobre los intereses, que subía al 35%si la deuda era contraída con accionistas de la propia empresa.

Ayer, Mario Vicens dijo que la reforma de Roque Fernández, ahora que laeconomía está en pleno estancamiento, era un contrapeso más en contra de lareactivación, y por eso se decidió desactivarla, al menos en ese punto."Es un nuevo esfuerzo fiscal que hace el Tesoro para favorecer al sectorempresarial y para estimular la inversión", admitió Vicens.

—¿Cómo piensan controlar el mecanismo de autopréstamos, ahora que seelimina el impuesto al endeudamiento empresario? —le preguntó Clarín a JuanCarlos Gómez Sabaini, subsecretario de Política Tributaria, quien acompañó aVicens durante los anuncios.

—Por ahora no hay nada definido —fue la escueta respuesta delfuncionario.

—¿Hay forma de diferenciar la renta financiera de las empresas?

—Sí, hay muchas formas. Pero no me pida detalles.

Temas en esta nota