Brasil no usará el dinero que le ofreció el FMI

30deNoviembrede2000a las08:46

Rio de Janeiro - Brasil no utilizará los 2.135 millones de dólares quedesbloqueó el FMI del «blindaje financiero» que le otorgó a fines de 1998.

El ministro de Hacienda, Pedro Malan, dijo que Brasil no tiene previsto sacarel dinero porque «no lo necesitamos» y expresó su confianza en larecuperación de la Argentina. La posición contrasta con la del equipoeconómico argentino, que ayer salió a decir que usará el dinero que leofrezca el Fondo.

«Obviamente, hay turbulencia en la Argentina, pero confío en que losargentinos van a superarla», dijo al participar en un seminario sobre reformadel sistema financiero en Rio de Janeiro.

Para Malan la fase más dura de la crisis argentina ya fue superada con elacuerdo entre el gobierno y los gobernadores para el presupuesto del 2001, quefue «extremadamente positivo».

«No tengo dudas de que habrá un apoyo expresivo del FMI, y de que ellosserán capaces de superar la turbulencia, como ocurrió ya tantas veces en elpasado. Al hablar con los argentinos, la impresión es de que lo peor yapasó», agregó.

El ministro afirmó que la volatilidad que enfrentan actual-mente losmercados externos perjudica la economía de los países emergentes, y opinó quela Argentina sufre «un poco más» por ese fenómeno.

Como ejemplo, mencionó la tendencia a la depreciación del euro, que afectóseriamente las exportaciones de la Argentina, que tiene en los países de Europaun importante mercado para su producción.

Hace dos años, Brasil obtuvo del FMI, de bancos privados y de otrosorganismos multilaterales un crédito por 41.500 millones de dólares, en unaopera-ción de salvataje ante la fuga de capitales que se registraba por lacrisis rusa. Brasil jamás había firmado hasta ese momento un acuerdo con elFMI. Los brasileños estaban orgullosos de su independencia económica. Resignarla autonomía para hacer frente a la crisis fue tema de un debate que demoró elacuerdo.

Brasil ya devolvió la mayor parte de los créditos recibidos y, según lasautoridades locales, sólo utilizó unos 10.800 millones de dólares de esetotal, de los que faltan devolver 1.690 millones. Hace 12 meses que Brasil noutiliza esta línea crediticia.

El ministro de Hacienda aseguró, por otra parte, que Brasil cumplirá laprincipal meta prometida al FMI, y cerrará este año con un superávit primariode 36.700 millones de reales, equivalente a 3,4 por ciento del PBI.

Malan aseguró que la meta será alcanzada pese al mal desempeño de lasfinanzas públicas el mes pasado, que cerró con un superávit primario de sólo873 millones de reales, frente a los 1.468 millones de reales obtenidos enoctubre del año pasado.

El ministro afirmó que el último trimestre es un período crítico para lasfinanzas del gobierno, ya que coincide con mayores presiones de gastos, entreellas el pago de aguinaldos a los funcionarios públicos y a los jubilados ypensionistas del sistema de seguridad social.

No obstante, enfatizó que ello no afectará la meta prometida al Fondoporque tan sólo en los nueve primeros meses el gobierno acumuló un superávitprimario de 35.200 millones de reales, que aumentó a 36.165 millones de realescon el saldo obtenido en octubre.

El FMI anunció el martes la liberación de 2.135 millones de dólares de esecrédito, tras elogiar el buen desempeño de la economía brasileña, en base alos datos recogidos durante la sexta revisión del programa de ajuste fiscal.

El deterioro de las finanzas públicas en octubre se expresó también en unaumento de la deuda pública, que llegó el mes pasado a un nivel récordhistó-rico de 557.300 millones de reales (unos 283.000 millones de dólares),equivalentes a 49 por ciento del PBI. Esa deuda paga una tasa de casi 20% anualen reales.

El incremento resultó de la devaluación del real a lo largo del mes pasadoy se reflejó también en un aumento en los gast

Temas en esta nota