Estudian subir el impuesto a gasoleros

Por
01deDiciembrede2000a las08:30

Las automotrices se opusieron al aumento del gravamen porque dicen queprovocará una caída aún mayor de las ventas

Machinea justificó el alza por las diferencias entre los impuestos al diesely a la nafta

El presidente de la asociación de fábricas propone aumentar el gasoil


El ministro de Economía, José Luis Machinea, admitió ayer que el Gobiernoanaliza un aumento del impuesto a los autos gasoleros particulares cerokilómetro. En la actualidad, el tributo asciende al 10% del valor de venta delvehículo, pero la intención de Economía consiste en elevarlo al 30 porciento.

"En la Argentina existe una distorsión muy grande entre el impuesto algasoil y el de las naftas, lo que está generando que muchos gasoleros se usenpara transporte familiar o de personas", explicó Machinea. "Esto esuna distorsión en la asignación de recursos y es excesivamentecontaminante", declaró el ministro, en referencia a que el gasoilpoluciona más que la nafta. Este supuesto fue negado por el presidente de laAsociación de Fábricas de Automotores (Adefa), Cristiano Ratazzi: "Antesera así, pero ya no".

El ministro consideró que existen dos alternativas ante la diferencia entrelos gravámenes a los combustibles: incrementar el precio del gasoil, "quedañaría la rentabilidad del sector agropecuario, el transporte de pasajeros yde carga", o subir el impuesto a los nuevos coches gasoleros, "que enBrasil están prohibidos".

"Es otro palo más en la rueda", calificó Ratazzi a esa últimapropuesta. "Como los gasoleros no se hacen en Brasil, es el sector donde laArgentina tiene más potencial", dijo el también titular de Fiat Auto, quedejará de fabricar "momentáneamente" el Duna hasta liquidar elsobreabastecimiento actual.

Ratazzi sugirió que "si quieren recaudar rápido, entonces aumenten elgasoil", aunque aclaró que los agricultores y transportistas deberíanpoder deducir de sus impuestos esa alza eventual. El empresario opinó, encambio, que si el Gobierno aumenta el gravamen a los gasoleros cero kilómetrocaerá la demanda de los mismos, justo cuando la recesión provocó que lasventas de vehículos cayeran a su peor nivel en nueve años y en algunasfábricas se está suspendiendo personal (más información en la página 4). Elpresidente de Adefa pronosticó que el aumento impositivo provocará un"efecto neutro" en la recaudación tributaria ante una posible baja delas ventas. "Además, el único motor fabricado en la Argentina es elgasolero", comentó Ratazzi.

Machinea contradijo al empresario: "Lo extraordinario es que alguiendiga que esto disminuye la compra de vehículos en la Argentina, porque enrealidad lo que provoca es un efecto de sustitución: en lugar de comprargasoleros, comprará un naftero o andará a gas. Pensar que esto reduce lademanda de ve- hículos en la Argentina es por ignorancia o por malaintención".

Además de la suba de la recaudación, el Gobierno persigue con estainiciativa una reducción del diferencial de precios entre el gasoil y la nafta.En países europeos, el diesel cuesta entre el 5% y el 15% menos, pero en laArgentina se compra a la mitad del precio de la nafta.

La posibilidad de que el titular del Palacio de Hacienda envíe al Congresoun proyecto que eleve la alícuota del impuesto a los nuevos gasoleros condujo aAdefa a emitir un comunicado institucional. Allí se advierte que el incrementotributario causaría una merma en las ventas, la producción y el empleo.

Adefa destacó las "firmes posibilidades (de la industria automotrizargentina) de exportar sus productos (autos gasoleros) a los paísesdesarrollados, donde tienen una demanda creciente". Pero la entidad alertóque la suba del gravamen perjudicaría esa ventaja comparativa.

Temas en esta nota

    Cargando...