EE.UU. podría negociar un tratado de libre comercio con Argentina

Por
13deDiciembrede2000a las08:49

Charlene Barshefsky, la representante de Estados Unidos para el comerciointernacional, no descartó ayer la posibilidad de que su país negocie conArgentina un tratado de libre comercio igual al que está tratando actualmentecon Chile.

"EE.UU. no debería descartar jamás la noción de nuevos acuerdocomerciales, ya sea en el hemisferio o en otras partes del mundo", dijocuando se le preguntó sobre la posibilidad de un acuerdo comercial conArgentina.

Barshefsky, que es la encargada de la política comercial de EE.UU. en laarena internacional, aprovechó ayer una conferencia de prensa en el Centro dela prensa extranjera, para explicar la política comercial de Washington en elhemisferio y en particular las negociaciones comerciales iniciada entre EE.UU. yChile.

Barshefsky fue categórica cuando dijo que EE.UU. no quería perjudicar aMercosur. Según ella, las negociaciones con Chile que tanta polémicaoriginaron, se deben a que había un compromiso desde hace años y queWashington piensa que pueden agilizar la negociaciones para establecer el ALCA.

Dijo que es realista pensar que el hemisferio puede concluir lasnegociaciones sobre el establecimiento del ALCA para el 2003. Pero Barsehfskyindicó que EE.UU. y Brasil deberán trabajar juntos para convertir a ALCA enuna realidad.

La pope del comercio internacional estadounidense que negoció los tratadosentre EE.UU. y países como China y Vietnam, intentó poner fin a las disputasque generó el anuncio sobre las negociaciones comerciales entre Santiago yWashington, enmarcándolas en el ALCA.

La semana pasada su número dos, Richard Fisher, otorgó varias entrevistas aperiodistas brasileros y argentinos. Pero el hecho que ella haya aceptadoextenderse tan largamente sobre el tema nuevamente ayer, estuvo destinado acalmar las aguas.

Según Barsehfsky, la relación comercial entre EE.UU. y Argentina creciómucho y "es muy fuerte" excepto en terreno de la propiedad intelectualdonde hay fricción.

"Obviamente queremos siempre reforzar y continuar con nuestrasrelaciones bilaterales", dijo Barshefsky, quien se apuró a aclarar que esono significa que Estados Unidos esté en contra de Mercosur.

"Ciertamente no es la intención de Estados Unidos, ni el interés, deintentar perjudicar el Mercosur", dijo Barshefsky. "Nosotrosapreciamos que Mercosur exista y que los países miembros de ese tipo de arregloquiera profundizarlo".

Segun Barshefsky la única preocupación que tiene Estados Unidos conrespecto a Mercosur es que en vez de abrir mercados los cierre.

"Nuestra única preocupación es que el arreglo que tienen sirva paraaumentar el libre comercio y no como una manera de disminuirlo", dijo.

"EE.UU. y Brasil, juntos, vamos a tener que convertir al ALCA en unarealidad", indicó Barshefsky refiriéndose a la tensión que huborecientemente por el inicio de las negociaciones chilenas americanas.

"Somos un poder económico dominante en el continente, junto conMéxico. Y si los países del NAFTA y los de Mercosur no pueden trabajar juntospondremos en peligro el ALCA".

Según Barsehsky la relación de trabajo con Brasil ha mejorado mucho en losúltimos años. "Lampreia y yo hemos trabajado mucho en varias iniciativas.Y pienso que en general la relación entre Brasil y Estados Unidos se hafortalecido".

Temas en esta nota