Tras 5 años de fortaleza el dólar comenzó a ceder

29deDiciembrede2000a las08:21

Por William Pesek Jr.
De "Bloomberg"

Washington - Después de años de ver subir el dólar, los inversores desdeSydney hasta San Pablo de pronto apuestan a que se debilitará, tal vezbruscamente. Para Wall Street, esto no sería tan malo como parece.

Los economistas de Goldman Sachs & Co., Morgan Stanley Dean Witter yCitibank han pasado de considerar el dólar como una moneda fuerte a pensar quees vulnerable.

Este cambio de suerte ha tomado por sorpresa incluso a los más optimistas yplantea interrogantes sobre las perspectivas de los mercados de bonos yacciones.

Ahora preocupa que un dólar más débil resulte perjudicial para losmercados y la economía estadounidense. Un dólar más bajo puede ayudar.Estados Unidos nunca dependió tanto del capital extranjero para financiar sueconomía como hoy, y esa dependencia está creciendo.

El déficit de la cuenta corriente alcanzó una marca histórica en el tercertrimestre, inflándose a $ 113.800 millones entre julio y setiembre, desde $105.000 millones en el segundo trimestre.

Un dólar más débil no significa una crisis del dólar ¿Por qué? Losinversores siguen necesitándolo. Como Japón está en recesión perpetua yEuropa sufre un alto desempleo, el dólar sigue siendo la moneda apetecible.

En 2001 los activos norteamericanos seguirán ofreciendo lo de siempre: unrendimiento decente y estabilidad.

Todos los ingredientes necesarios para un deslizamiento del dólar parecenestar presentes. La economía se está desacelerando. La Bolsa cae. El déficitde la cuenta corriente alcanzó un récord de 4,3% del PBI.

El euro se está recuperando. Y existe el riesgo de que el presidente electoGeorge W. Bush no se adhiera a la política de una moneda fuerte que llevóadelante la administración Clinton.

Paridad

En los últimos días, el euro subió de su piso histórico de 0,823 dedólar, el 26 de octubre, a alrededor de 0,93, su más alto nivel en 9 meses.Aunque sigue 21% por debajo de $ 1,17 con que debutó el 1 de enero de 1999, uncreciente número de economistas -incluidos los del Banco Central Europeo-espera que el euro alcance la paridad con el dólar en los próximos meses.

Esto ha despertado temores de que el pesimismo en el mercado del dólar seprolongue. El año próximo planteará «un desafío significativo para lafortaleza del dólar, que ya lleva 5 años y medio», dijo Stephen Roach,economista jefe de Morgan Stanley Dean Witter.

Sin embargo, el dólar tiene todavía sus puntos a favor. Las esperanzas deun crecimiento económico más rápido y un menor desempleo son reemplazadas porel temor de que el BCE haya ido demasiado lejos al elevar las tasas.

Las perspectivas de un crecimiento europeo menor serán una importanteconsideración para los inversores que perdieron al apostar que el dólarcaería respecto del euro en los dos últimos años.

Contra el yen, el dólar sigue siendo en gran medida la moneda depreferencia. Ha alcanzado su pico de 16 meses respecto de la moneda japonesa-llegando a 114,20 yenes- cuando la recuperación de Japón muestra signos defrenarse.

Los problemas del yen empeoraron la semana pasada cuando el Banco del Japónrebajó su estimación de la economía por primera vez en más de dos años.

Peor aún, Japón está nuevamente al borde de una recesión en un momento enque Tokio emitió montañas de deuda para estimular el crecimiento. ¿Tendránlos inversores apetito para más bonos gubernamentales del Japón, que es ahorael mayor mercado de deuda pública del mundo?

Y si bien el euro está subiendo finalmente respecto del dólar, esimportante entender la causa. La actual recuperación de la moneda únicaeuropea está menos relacionada con el desarrollo económico en Europa que conuna desaceleración del crecimiento norteamericano.

El ritmo de crecimiento de la economía de Estados

Temas en esta nota