Nuevo cheque trabó ventas de inmuebles y automóviles

Por
09deEnerode2001a las08:58

La puesta en marcha de la obligación de pagar con cheque toda comprasuperior a los $ 10.000 provocó la parálisis del mercado de autos y deinmuebles Coincidieron banqueros, escribanos y agentes inmobiliarios: ayer nohubo operaciones por encima de ese monto Mientras, el cheque cancelatorio sigueprovocando rechazos y polémicas en el gobierno se habrían dado cuenta delefecto negativo que tendrá sobre la economía, y están estudiando cómomodificarlo. La mayoría de los bancos se tomará una semana para ver cómofunciona. Los escribanos adelantaron todas las escrituras que pudieron la semanapasada, y ahora aconsejan esperar. El cheque cancelatorio representa un nuevoagregado al costo argentino, no sólo por lo que cobran las entidades por lacompra, la venta y el endoso del mismo sino porque los notarios deberán hacerescrituras complementarias a la principal, cuyo costo arranca en $ 300.

No hubo ayer en la Argentina ninguna operación con cheque cancelatorio, loque implica que no se vendieron ni autos ni inmuebles mi bienes con preciosuperior a $ 9.999.

El primer día de vigencia de la ley de control fiscal que obliga a usarcheques o transferencias bancarias en todos los pagos mayores o iguales de $10.000 fue así un rotundo fracaso: la mayo-ría de los bancos se negaron arealizar cualquier operación de este tipo, al menos hasta la semana próxima;los usuarios, que no terminan de entender cómo funciona la medida, en lamayoría de los casos tampoco pudieron obtener una explicación aclaratoria enlas entidades bancarias.

Los problemas comenzaron la semana pasada. En vista de la cercanía de lamedida, bancos e inmobiliarias se apresuraron a adelantar todas las escriturasprevistas para esta semana y firmarlas entre el jueves y viernes pasado, con locual algunas sucursales se vieron saturadas de operaciones.

La medida da además la posibilidad a quienes no tienen cuenta corriente deadquirir «cheques cancelatorios», pagando al banco un costo que oscilaríaentre 0,15% y 0,25% sobre el monto del cheque, con un mínimo de $ 50. Pero lasentidades financieras estiman que al menos por esta semana no estarándisponibles este tipo de instrumentos.

Hasta el momento sólo los Bancos Nación, Ciudad de Buenos Aires, Provinciade Buenos Aires, Galicia, Francés, Río, Credicoop y Boston se comprometieron aoperar con el nuevo tipo de cheque, aunque no especificaron a partir de cuándo.Además, se estima que el tiempo de la demora para hacer efectiva la operaciónpuede prolongarse a una semana, ya que se necesitan 48 horas para que lainstitución crediticia emita el cheque, y otras 72 horas para pagarlo.

Complicaciones

En medio de más rechazos que adhesiones, el propio jefe del Gabinete degobierno, Chrystian Colombo, debió admitir ayer que «en el corto plazo, puedencomplicarse un poco las operaciones comerciales y financieras, hasta que lagente conozca los detalles del funcionamiento de la nueva ley».

Mientras, el desconcierto entre el público fue grande. No sólo todavía nose termina de entenen su primer día de funcionamiento y de todos los sectoresse sumaron voces para criticar la inconstitucionalidad de la medida.

Desde el Colegio de Escribanos de Buenos Aires volvieron a reiterar que lanorma causará «enormes dificultades y encarecerá las operacionesinmobiliarias. El dictado de esta norma resta a la moneda nacional el carácterde medio de pago».

Críticas similares realizaron las asociaciones de empresas inmobiliarias yde subastas. El titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Héctor D'Odorico,afirmó que la norma no se entiende y señaló que la funcionalidad del chequecancelatorio «se debería reglamentar en forma precisa entre la CámaraInmobiliaria, el Colegio de Escribanos y el gobierno. Como actual-mente estáconcebida no soluciona los temas que procura combatir, como la evasión».

Para el especial

Temas en esta nota

    Cargando...