Renunciaron dos ministros alemanes por la "vaca loca"

Por
10deEnerode2001a las08:18

La ministra alemana de Sanidad, Andrea Fischer, y su par en Agricultura,Karl-Heinz Funke, renunciaron a sus cargos ante la ola de críticas querecibieron por sus gestiones frente a la crisis de las "vacas locas".

Fischer dijo que el primer ministro, Gerhard Schroeder, aceptó su renuncia"con pesar" y añadió que "confío en que mi dimisiónpermitirá la adopción de medidas que devuelvan la confianza a losconsumidores".

La oposición conservadora lleva semanas pidiendo la dimisión de la ministray del titular de Agricultura, el socialdemócrata Funke, criticados hasta porpolíticos de sus propios partidos, aunque el gobierno descartaba hasta el lunesla renuncia de ambos.

La dimisión de Fischer se produce después que el semanario "DerSpiegel" revelara que su ministerio tardó seis semanas en hacer llegar alde Agricultura un informe de la Unión Europea (UE) que alertaba que en Alemaniano se estaba dando la importancia adecuada al peligro de la EncefalopatíaEspongiforme Bovina (EEB).

En ese país ya se descubrieron nueve casos de reses con EEB y losveterinarios estiman que esto es sólo el principio.

La renuncia de los funcionarios alemanes se dio al tiempo que la ComisiónEuropea espera informes sobre los tests de detección del mal por parte de losEstados miembros de la Unión Europea (UE).

La Comisión reclamó a los quince miembros que comuniquen los resultadosobtenidos desde principios de año, con el fin de evaluar la situación del malen la UE.

Fuentes de la Comisión señalaron que de la puesta en marcha de losanálisis dependerá la velocidad con la que se presenten los resultados de lostests que los países deben efectuar desde el 1º de enero, a los animalesmuertos por causas extrañas. Estos ensayos serán obligatorios para vacunosmayores de 30 meses a partir del 1º de julio.

A raíz de la introducción de los tests, el número de casos de EEB aumentóen la UE, y en España ya se descubrieron cinco vacas enfermas.

A su vez, las organizaciones agrícolas francesas criticaron el retraso queexiste en su país por la puesta en marcha de las pruebas de detección.

La Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícolas (FNSA),señaló en un comunicado que el ministro de Agricultura francés, Jean Glavany,no ordenó la ejecución de los tests.

En Francia "reina el desorden más completo" y la puesta en marchade los análisis "es un desastre", sostiene el mensaje de FNSA.

Los tests de detección de la enfermedad son insuficientes para hacer frentea la demanda y el número de laboratorios sólo se eleva a quince, la mitad delnecesario, añadieron.

"El resultado es catastrófico: los mataderos están obligados a situara su personal en paro técnico por falta de tests o de laboratorios y losanimales continúan acumulándose en las explotaciones", aseguraron.

Los agricultores franceses creen que esa situación podría dar lugar a"una situación burlesca, en la que no habrá bastante carne en el mercadopara satisfacer la demanda de los consumidores", lo que se traducirá en unaumento de los precios. (Télam-SNI)

Temas en esta nota

    Cargando...