Cuestionan los subsidios agrícolas de los europeos

Por
15deEnerode2001a las09:00

Sus prácticas distorsivas incentivan la aparición de enfermedades como laEEB

En algunos aspectos del proteccionismo al campo estaría la raíz deproblemas como el que afecta actualmente a Europa

Alemania se volcará a la producción natural

La preocupación que se vive en la Unión Europea (UE) por el resurgimientode esta enfermedad, la encefalopatía espongiforme bovina (EEB), comienza aderivar en un problema que preocupa seriamente al campo argentino: los subsidiosal agro de las naciones más desarrolladas.

En Alemania, la semana pasada renunciaron a sus cargos los ministros deAgricultura y de Medio Ambiente por la aparición de nuevos casos de laenfermedad en bovinos y ante la creciente presión de la opinión públicaporque las autoridades germanas intentaron ocultar el problema.

El canciller germano, el socialdemócrata Gerhard Schroeder, se hartó de lasituación y dio un golpe de timón. Designó ministra de Agricultura a unaecologista (Renate Kuenast) y se quejó de que su país vivió 50 años "demal desarrollo de la agricultura y la industria agroalimentaria".

Producción natural

La nueva funcionaria dejó en claro cuál será el rumbo de su gestión."El futuro económico de los agricultores sólo estará garantizado siproducimos de manera más natural", expresó.

De esa manera, en Alemania comienza a aparecer en primer plano el debatesobre las derivaciones indeseadas que, en este caso, tiene la política desubsidios al agro de la Unión Europea.

Los más de 41.000 millones de dólares que gasta la UE (casi la mitad delpresupuesto comunitario) en ayudar a sus granjeros y subvencionar susexportaciones distorsionan la producción al punto de provocar, entre otrascosas, la propagación del "mal de la vaca loca".

"Los subsidios llevan a este tipo de distorsiones", opinó elvicecanciller, Horacio Chighizola, ante una consulta de LA NACION.

El funcionario consideró, asimismo, que si bien esa idea es comprendida enlos países que, como la Argentina, reclaman en los foros internacionales laliberalización del comercio agrícola, no es comúnmente aceptada por la UE,Estados Unidos y Japón, es decir, los países desarrollados que másdistorsionan el agro.

"Dentro del Grupo Cairns (integrado por 18 países que propugnan laliberalización internacional), la Argentina sostiene que el proteccionismoagrícola también perjudica el medio ambiente", subrayó el funcionario deCancillería.

No obstante, Chighizola no cree que en el corto plazo puedan registrarseavances sustanciales en la liberalización del comercio internacional de granosy carnes.

A un año del fracaso de la reunión ministerial de la Organización Mundialdel Comercio (OMC) en Seattle,    Estados Unidos y la UE todavía nose han puesto de acuerdo en el lanzamiento de una nueva ronda de negociacionescomerciales multilaterales, señaló.

Malos hábitos

Ernesto Liboreiro, de la Bolsa de Cereales, dijo que los subsidios de la UEllevan al uso indiscriminado de insumos.

 La utilización excesiva de agroquímicos en los cultivos hace que lasnapas freáticas de muchas zonas agrícolas europeas estén altamentecontaminadas, consideró.

 Como en el caso de la utilización de harinas animales para alimentarel ganado, la sobreproducción los lleva a elaborar alimentos de cualquiermanera.

 Por eso también aparecieron envases de Coca-Cola contaminados enBélgica el año pasado, recordó el investigador.

Estrategias

Para el presidente de la Asociación de Industrias Argentinas de la Carne(AIAC), Héctor Salamanco, la actual crisis de la enfermedad bovina deberíaservir a los países agrícolas que no subsidian para establecer una alianza conlos consumidores europeos que demandan alimentos producidos en forma natural.

En lugar de adoptar una política de enfrentamiento, el empres

Temas en esta nota

    Cargando...