Los bifes argentinos ganan en Italia

Por
26deEnerode2001a las08:35

Ante el "mal de la vaca loca": surge un nuevo mercado en Roma yen Milán

Los importadores señalan que en una semana aumentaron las ventas en un 75%;interés de particulares y restaurantes

Hay consumidores que compran paquetes de hasta 20 kilogramos

También aumentó la demanda de carne biológica, es decir, de vacunosalimentados en forma natural

MILAN (Corriere della Sera).- Cómo identificarla: no debe tener hueso. Si lotiene no es carne argentina. Las normas exigen que sea importada a Europa sinhueso. Luego las papilas gustativas terminan de dar su sentencia: si esligeramente dulzona, es argentina.

En tiempos de "mucca pazza" (la vaca loca), el nuevo mercado tienenombre. Carne alternativa. Argentina, se dice. Tanto como para comenzar. Quienesla importan desde hace años dicen que el aumento de ventas es del orden del 75por ciento en una semana: 1200 kilos tan sólo en Milán. Antes una sola cargaaérea por semana.

Ahora dos. Dice Gustavo Barach, administrador de Sargit SRL, importadora ydistribuidora de carne argentina, con sede en Roma y Milán: "Ni siquieranosotros estábamos preparados. Nuestro número de teléfono pasó de boca enboca". Se vende a compradores privados y restaurantes; lo curioso es que elaumento mayor se da con los compradores privados", continúa Barach. Elbife de la pampa llega a los domicilios de los compradores una semana despuésdel pedido: "Al principio entregábamos en tres días, pero ahora nopodemos". ¿Los precios? "De 31.000 a 35.000 liras el kilo (1 dólar =2101 liras al 25 de enero último), según el corte, en paquetes de cinco kilos.Pero hay gente que compra de a veinte kilos. Todo envasado al vacío".¿Peligros? "No los hay, porque somos más desconfiados y tenemos tantapastura que las harinas de origen animal resultan caras".

¿Otra alternativa? La carne biológica: las ventas aumentaron un sesenta porciento. Carne biológica es la que proviene de productores que estáncertificando que no usan harinas de origen animal. No hay muchos. Quizá 200 entoda Italia, controlados por nuevos organismos. Uno de ellos es el InstitutoMediterráneo de Certificaciones Biológicas. El responsable, Gaetano Vertoia,asegura que el sector sólo ha estado regulado por normas desde hace un año, esdecir, cuando ya se había iniciado la crisis de la "muzza pazza", yel mercado no atraía a la gente desconfiada. Hoy el sistema de control sobre lahacienda y la producción y distribución hace que no pueda escaparse nadairregular.

Pier Luigi Dofini, responsable del establecimiento Rivierina e Gambara(Brescia) no oculta que las cosas le van bien. "Si la cosa sigue así nolograremos responder a la demanda. Así es este negocio. ¿Los precios?Actualmente están a 23 mil liras el kilo. En diciembre estaban en 21 mil, perocomo ahora tenemos costos más elevados por los riesgos (por ejemplo, por losanálisis) tenemos 2 mil liras más de gastos por kilo".

En 1928, Rudolf Steiner, padre de la biodinámica, profetizaba: "Si lasvacas se siguen comiendo a sí mismas se volverán locas..." Los que siguenlos principios del estudioso dicen que eso no vale para la harina de aves:"No disfrutamos de la desventura ajena. Y por ello no tenemos ningúnentusiasmo. Es cierto que las ventas se han triplicado y no logramos cubrir lademanda, pero a nosotros no nos interesa que la gente compre por miedo",dice Aldo Paravicini, de la granja Orsine de Bereguardo (Pavia).

En otro orden, ayer las autoridades de Estados Unidos ordenaron la cuarentenade algunos bovinos en Texas como medida de prevención. Hasta ahora no seregistró ningún caso de "vaca loca" en ese país y el gobiernodecidió mantenerlos aislados hasta probar que no están infectados.

Temas en esta nota

    Cargando...